La Barbie Pereirana


BARBIE IN THE PINK SHOES

Barbie, de brazos abiertos y sonrisa permanente, lista para dejarlos a todos boquiabiertos con su inteligencia y belleza. 😛

 

Wendy Davis tiene 50 años, es demócrata y está de candidata a la gobernación de Texas,. En otras palabras, es una mujer a quien normalmente habría ignorado, pensando que no tiene nada que ver conmigo. Pero de pura chiripa la noticia de Wendy me llegó a los días de la Marcha de la Mujer Pereirana, en pleno agosto cuando tengo alborotada la pereiranidad. Y ahora veo que Wendy debería importarme mucho.

 

No por su ideales políticos –aunque comparto muchos de ellos- sino porque la han atacado por el mismo flanco que a muchas pereiranas. Verán, Wendy es bastante bonita y aparte de las entrevistas normales de radio y televisión que hacen muchos políticos, Wendy apareció en una edición de Vougue usando tacones Reed Krakoof, vestido Carolina Herrera y peinado y maquillaje perfectos. Cuando no está modelando usa zapatos tenis rosados y no disimula ni se disculpa por ser bella. Y eso ha ocasionado críticas y motes despectivos, entre ellos Barbie Retrasada. Wendy se suma a otras como Sarah Palin a quien llamaron Caribou Barbie (Palin creció en Alaska y fue reina de belleza) y muchas otras Barbies pues  al parecer llamar Barbie a alguien es ofensivo porque hay gente que cree que ser bonita es inmediatamente sinónimo de poseer un coeficiente intelectual bajo o ser desesperadamente ignorante. Davis, de Harvard, y Palin, quien recibió una mención de honor por excelencia académica en la universidad de North Idaho, distan mucho de ser brutas, pero hay quienes opinan que son demasiado bonitas para verse inteligentes.

 

Y eso me trae a Pereira, al estigma que hemos batallado durante generaciones. No hay estudio que confirme, no hay estadística que apoye, ni siquiera hay evidencia empírica que respalde la fama, pero ahí está. Nos la hemos pasado tratando de derribar el rótulo, intentando cambiar su connotación, bregando a abrir una pequeña brecha en las estrechas mentes que perpetúan el rumor y creo que hemos avanzado, pero es hora de ser más agresivas.

 

Es hora de llamar a Mattel y decirles que saquen la Barbie Pereirana, digna heredera de los valores de verraquera, pujanza, belleza, simpatía, coquetería y la distinguida cualidad de generar envidia –la pereirana promedio posee al menos uno de los anteriores- que asocian con nosotras. Propongo que la Barbie Pereirana sea entregada a cada niña el primer día de clase en el colegio para que la use para jugar a ser astronauta, presidente, reina de belleza, ama de casa, física nuclear, bióloga marina, neurocirujana, abogado, manicurista, modelo, actriz, profesora, bombero, policía, soldado o lo que quiera jugar a ser, porque Barbie siempre ha representado la posibilidad de tener opciones, y estas opciones van en franca expansión.

 

Seré criticada. Probablemente prohíban la venta de la Barbie Pereirana en muchas partes, pero no importa porque los detractores de Barbie de las Barbies no entienden y tal vez nunca entiendan que la dicotomía belleza/inteligencia no existe más que en las mentes de quienes no ven la realidad…y no saben jugar.

 

* PUBLICADA EN LA TARDE EL 1 DE SEPTIEMBRE*

 

¿No fue suficiente? Aquí hay otras columnas que tal vez disfrute

 

PU(N)TERÍA PEREIRANA

 

LAS MUJERES Y LA HISTORIA

 

CALZONES BIEN PUESTOS

 

 

 

 

 

 

 

No sé qué dicen, pero sé de qué hablan…


Sex symbols

Image via Wikipedia

El nuestro es un planeta poblado de manera tan diversa, rica e impredecible, que es sorprendente encontrar que durante la última quincena, en prácticamente todos los continentes hemos estado preocupados por el mismo tema: el sexo.

Den una revisadita a los titulares de las últimas dos semanas y verán que tengo razón. Empecemos por los vecinos de muy al norte, los estadounidenses, que han llegado a cuestionar la capacidad de Sarah Palin para ser vicepresidente porque su hija adolescente está embarazada. Las especulaciones sobre si Bristol se va a casar con el padre del bebé desbancaron la guerra en Irak pues, al parecer, hay quienes sugieren que la capacidad política de una mujer se puede medir con la virginidad de sus hijas.

Pero dejemos ese tema de ese tamaño. En otro continente, un pequeño hotel de la costa mediterránea turca ha decidido echar a todos sus empleados masculinos por coquetos. Así es, los trabajadores del hotel fueron ‘excesivamente amables’ con las turistas, así que han perdido sus empleos. El administrador del Image Hotel en Marmaris dijo que de ahora en adelante sólo contratará mujeres para evitar escándalos. Y no muy lejos de allí, en España, un político está en problemas por haber descrito públicamente cómo perdió su virginidad en un burdel. En una entrevista televisiva el servidor público de la región de Cantabria, Miguel Angel Revilla, ofendió a las mujeres de su partido y demás compañeras del parlamento al hablar tan cándidamente sobre el tema pero según Revilla, de 65 años, “el 99% de los españoles de la época hicieron lo mismo”.

Por lo visto, los españoles no estaban solos. En Alemania, críticos literarios lloran la muerte del mito de un Franz Kafka solitario y puritano, pues una biografía publicada esta semana ha revelado que este hombre, que creció hablando alemán y siendo judío en un enclave del Imperio Austro-húngaro en donde todo el mundo hablaba checo,  superó las barreras idiomáticas lo suficiente para encontrar un burdel y frecuentarlo asiduamente. Algunos seguidores están escandalizados con la publicación de los hábitos sexuales del autor de clásicos como La Metamorfosis y El Proceso, mientras que otros están felices de que el adjetivo “kafkiano” ahora incluya deleites carnales.

Y no hemos terminado el recorrido. Alrededor de mil balineses, vestidos de sarong típico, se reunieron este miércoles para protestar un proyecto de ley anti-pornografía porque dicen que podría lastimar las tradiciones culturales de Indonesia.  La ley, que pretende proteger la moral de la juventud, incluye la prohibición de besarse en público y la penalización de cualquier forma de arte que se pueda considerar sensual.

Como verán, el tal mes del amor y la amistad ha dado mucho de qué hablar en materia de sexo. Al parecer, los humanos no somos tan diferentes como pensé. Llevamos siglos obsesionados por lo debatir, regular, clasificar y juzgar públicamente lo que sucede en privado. Nada nos atrae más que lo que nadie quiere que sepamos que estamos haciendo. Todo esto me recuerda una famosa frase de Woody Allen: “No sé cuál será la pregunta, pero el sexo es definitivamente la respuesta”. Lo mismo se podría decir de las noticias…al menos, las más recientes.

 

*PUBLICADA EL 21 DE SEPTIEMBRE DE 2008