Pu(n)tería pereirana


Español: Marcha de las putas en Costa Rica, fr...

Marcha de las putas en Costa Rica, frente a la catedral metropolitana (Photo credit: Wikipedia)

A raíz de la salida al aire de la historia de las tetas paradisíacas de una tal Catalina, mucho se ha dicho sobre nuestras mujeres, y como quedarme callada nunca ha sido una de mis características distintivas, haré mi pequeño aporte a la discusión usando términos perfectamente castizos y tratando de no atropellar la retina de nadie. Sin más preámbulo, hablemos de las putas, las pereiranas y la inexplicable tendencia de  algunos colombianos de presentarlas como inexorablemente imbricadas.

Empecemos por las putas. La palabra “puta” – según afirma el crítico literario, cuentista y biógrafo Julio César Londoño en su artículo Historia de una Mala Palabra– tiene una historia muy particular, pues el verbo latino “puto” (putas, putare, putavi, putatum) viene del vocablo griego “budza”, que significa sabiduría. Las primeras budzas fueron las mujeres de Mileto, cuna de la primera escuela filosófica griega, en donde las mujeres podían asistir a las academias y participar de la vida pública. Cuando la filosofía y las filosofas de Mileto llegaron a aTenas, soprenderieron a los atenienses con sus habilidades para el baile, el canto y sus conocimientos en historia, astrología, filosofía y matemáticas. Dice Londoño que eran mujeres “con las que se podía reír antes del amor, y conversar después”.  Mujeres así no tardaron en despertar los celos de las puritanas y reprimidas esposas de los atenienses, quienes pronto contaminaron la noble y hermosa palabra “budza” con su ignorante pronunciación celosa de “pudza”. Al poco tiempo, hacia el siglo I DC, había nacido la palabra “puta”, sinónimo de meretriz.

Entonces, tenemos que en su origen, las putas eran mujeres sabias, inteligentes, cultas y diestras en las artes mundanas y celestes. Si nos fijamos bien, las cosas no han cambiado mucho… aún hoy, una mujer hermosa, exitosa, culta, educada y hábil en el uso de su cuerpo para disfrutar y dar placer se le conoce como puta. Y aún hoy, la palabra se susurra con envidia.

Pero, ¿qué nos enseña esta pequeña lección de historia? Para empezar, que el noble origen de la putería no se ha perdido. Puta, distante de prostituta o trabajadora sexual, se refiere a una mujer que ha elegido estudiar, aprender, enseñar. Se refiere a una diva, a una diosa, a una mujer encantadora y femenina llena de poder sensual que toma las riendas de su sexualidad y de su intelectualidad sin disculparse y sin avergonzarse. Pensándolo bien, puta no es un insulto. De hecho, es un halago. Hijo de puta, si vamos al grano, lo es también. Así que, volviendo al tema de las putas pereiranas, creo que el término es bastante justo. En efecto, las mujeres de esta ciudad somos emprendedoras, inteligentes, ‘berracas’, trabajadoras, cultas, educadas. Nos preocupamos por salir adelante y por sacar adelante nuestros hombres. Y si a eso vamos, desciendo orgullosa de una larga línea de putas, empezando por Rita Arango Álvarez del Pino, que fue una valiente, temeraria y aguerrida mujer que desafió los cánones de la época e hizo historia porque tenía una mano fuerte con qué cogerse la falda. Es que, viéndolo bien, mujeres que rompen en molde es lo que hay en Pereira. No tenemos que ir muy lejos para ver que tenemos mujeres sobresaliendo en todo: economía, política, periodismo, deportes, ciencias y artes.

Siendo así, creo que la putas pereiranas tenemos mucho de qué estar orgullosas. Somos miembros de una estirpe elite de mujeres extraordinarias. Y, como bien se sabe, lo extraordinario siempre hace temer a los ordinarios. Así que no nos sorprendamos cuando hombres y mujeres de ciudades aledañas y o lejanas se refieren a nosotras como putas y lo dicen con desdén en lugar de reverencia. Nosotras, las putas, hemos soportado los celos durante siglos. Dejen que hablen, que si están hablando de nosotras, es porque hay mucho qué decir. Mejor así… ¿quién quiere ser de esas que no vale la pena envidiar?

* Esta columna fue publicada en el 2006 a raíz de un reportaje y ha sido una de las más populares de Mundo Moderno. Inspiró un movimiento de Mujeres del Putas y varias veces me saludaron el la calle diciéndome “Oye! Yo también soy puta!”. Lamentablemente algunos no entendieron el sentido y pensaron que era una apología de la promiscuidad.

 

Turismo liberador


English: Sunset.

Postal de Choclate Island.

Las mujeres iraníes tendrán una isla sólo para ellas. Una isla en donde no habrá ni un solo hombre. No se reciben hombres ni de visita ni como empleados ni como amigos. Cero cromosomas XY. La isla es parte de una estrategia turística del gobierno iraní para recuperar la afluencia de visitantes a la provincia de Azerbaijan, en el noroeste del país. La idea de la isla, que quedará situada en medio del lago Urumiveh, es que las mujeres puedan liberarse, no de los hombres, sino de las estrictas leyes de segregación sexual que impone su religión (Islam chiíta). Cuando están en presencia de un hombre, las mujeres deben cubrir la totalidad de sus cabezas y la mayor parte de sus rostros. Para salir de sus casas deben, además, llevar atuendos largos y sueltos, y generalmente negros, llamados chador –literalmente, carpa-. Es ilegal que hombres y mujeres se mezclen entre sí en público. Hay playas y parques exclusivamente para mujeres, en donde se les permite retirar las envolturas de la cabeza y usar trajes de baño, bastante conservadores. El gobierno alega que las leyes de segregación sexual están allí para proteger a las mujeres, y la isla de Arezou (palabra que significa ‘deseo’) se pensó para que las mujeres pudieran darse un descansito de estas normas restrictivas

No voy a discutir sobre el uso de elementos que cubren o leyes que separan. En cambio, voy a tomar la idea originaria de Arezou… una isla para tomarse unas vacaciones de las leyes que nos molestan. Bueno, no sólo las leyes. De lo que nos moleste y punto. Me parece una propuesta revolucionariamente genial y creo que las autoridades encargadas de la promoción turística deberían tomar atenta nota.

Hace poco estuve de viaje y pasé por el área llamada Duty Free del aeropuerto. Esta zona ofrece productos libres de impuestos. No había nada especial, pero el sólo saber que no tenía que pagar impuestos al comprarlos los hacía parecer atractivos. ¿Se imaginan el atractivo de una isla Duty Free? Claro, hay islas que ofrecen ‘escampaderos’ de impuestos para transacciones bancarias, pero yo me refiero a una isla entera sin IVA. Sin impuestos. Sin DIAN. Sería un éxito.

Igualmente popular resultarían otras islas temáticas. Islas sin niños, para quienes no son particularmente amantes de los menores. Para las personas extrañas que no aman los animales podría haber una isla libre de perros y de gatos. Para la gente normal y emocionalmente equilibrada que ama los animales, como yo, podría haber una isla llena de cachorritos de varias especies para jugar con ellos todo el día. ¿Se imaginan una Puppy Island y un Kitty Key o un Pollito Beach?. Divino.

Ya me estoy imaginando una franquicia con islas libres de dietas, libres de filas, libres de brassieres o libres de zapatos. Islas sin fumadores o de sólo fumadores; de sólo vegetarianos o de sólo carnívoros; de sólo hombres o de sólo mujeres; donde se prohíbe ver televisión o en donde sólo hay pantallas gigantes en lugar de paredes. Una isla en donde está prohibido usar algo diferente a la piyama, otra en donde todos los hombres tienen que andar torcidesnudos y se les exige por ley piropear a todas las visitantes. Me está gustando este juego…

Esperen. La tengo. Chocolate Island. Todo es de chocolate y se prohíbe la gente que no ama el chocolate y se multa al que diga la palabra ‘engorda’. Ya, me pido ser embajadora de Colombia en la República Indpendiente de Chocolate Island. Ya me pedí y eso es oficial (las reglas del patio del colegio aplican sin restricciones con fuerza de ley en asuntos internacionales), así que si algún día crean la dichosa isla, ya saben. Pero mientras eso sucede, pensemos en este nuevo concepto del vacacionar… no es tanto el que uno se vaya, sino lo que uno deja atrás lo que realmente relaja.