El templo ateo


Concert picture of Steve Martin and The Steep ...

Steve Martin en concierto cantando “Atheists don’t have no songs”

 

Recientemente un amigo cristiano me dijo –Ángela, ¡tu debes unirte a las filas del Ejército del Señor!

 

Por quitármelo de encima contesté –Ya me reclutaron.

 

A lo que él replicó –Si ya estás en el ejército, ¿por qué no te he visto en misa?

 

Y yo susurré: -Porque estoy en el Servicio Secreto.

 

Me acordé de la anécdota esta semana porque justo para la pascua leí un artículo sobre la importancia de los templos en las ciudades y argüía a favor de un templo ateo. El autor, el arquitecto Tom Greenall, trabajó con Alain de Botton (autor de Religión para Ateos) y Jordan Hodgson en la propuesta de templos como proyecto de diseño crítico, es decir, diseño usado para iniciar debates en lugar de dar soluciones. Los tres piensan que las ciudades necesitan lugares de culto pero que ya no hay tiempo para los deberes que exigen una religión organizada. Sin embargo los humanos necesitamos rituales consoladores y entrañables y para ellos la solución son los templos ateos. Incluso dicen que los museos, teatros y  centros comerciales de alguna manera están reemplazado las iglesias en muchas ciudades pues la arquitectura de estos sitios inspira lo que otrora inspiraban los templos.

 

No sé si estoy del todo de acuerdo pero me parece interesante. Mucha gente tienen

 

momentos profundos de introspección en un rinconcito del café del centro comercial un martes por la mañana cuando no hay mucha gente mientras sorben pensativos un café mocha; otros se confiesan en la mesa esquinera poco iluminada del restaurante que ofrece almuerzos ejecutivos; más de una ha sentido que el Universo le responde su Pregunta cuando de casualidad abre un libro cualquiera en la librería y un pasaje parece susurrarle la Respuesta. No es del todo descabellado entonces pensar en diseñar un lugar que promueva la oración secular. El primer edificio de este estilo está programado para ser construido en Londres y será un rascacielos negro que muestre la evolución de los humanos en peldaños, todos sobre un peldaño de oro que muestra la gran incógnita de lo que ocurrió antes de lo que conocemos como el Principio. No sé a ustedes pero una laja de oro podría inspirar en mí pensamientos bastante elevados.

 

Estos arquitectos son parte de un movimiento mayor llamado espiritualidad atea (no es ironía). Libros y artículos, algunos más serios que otros, describen las ventajas de la espiritualidad atea: no hay que creer en el infierno, los domingos son libres, no hay que tratar de evangelizar a nadie y si bien no tienen canciones (como lo señala el humorista Steve Martin) los ateos, a falta de cantos gregorianos y música de órgano, tienen rock.

 

Pareciera que el tema del ateismo podría estar ganando terreno pues, en palabras de los autores, lo invisible y lo inexistente se parecen mucho.

 

Por eso en esta Semana Santa voy a explorar la idea de templos alternativos. Tal vez empiece por una pizzería…

 

 

 

* PUBLICADO EL 31 DE MARZO DE 2013.

 

Anuncios

Insultos elegantes


Hace rato intento darle algo de “caché” a eso de insultar. He propuesto estos nuevos y espero seguir añadiendo a la lista .

No decir guévón sino hipergonádico

–         hablamierda sino coprofásico

–         hijueputa sino prole de putógeno

–         malparido sino culiarribado

–         ladrón sino clepto-coleccionista

–         estúpido sino neuropléjico

–         mujerzuela sino hetaira

–         perro sino ginorecorrido

–         loba sino Lupo orientada

–         gata sino felinoinclinada

–         viejo verde sino geronto-clorofílico

–         egoísta sino autoteocentrista

–         necio sino exasperoquinésico

–         terco sino neurolítico

–         gordo sino macrotoráxico

–         feo sino hipobeldadoso

–         metepatas sino intrópodo

–         inútil sino anoscopio

–         cobarde sino hiperpávido

–         sinvergüenza sino apénico *

–         psicorígido sino ortopensante

–         perezoso sino hipoactivo

–         recostado sino perilaborante

 

PUBLICADA EN LA TARDE

* Me han dicho que hay una empresa de colchones que se llama Colchonería Apenico que nada tiene que ver con la vergüenza ni la falta de la misma. Esta es una columna de humor y no pretende ofender ni a los dueños de esta empresa ni a los de ninguna otra. Es sólo para reír.

Mi primer libro


Este domingo tuve una experiencia realmente fabulosa. Mi héroe, mi mentor, mi sensei Daniel Samper Pizano habló de mi.

No es frecuente que esto pase. Al menos, no me pasa a mí mucho. Para quienes no puedan dimensionar lo maravilloso que es esto les diré que es como si Angelina Jolie me hubiera dicho -‘Cómo estás de linda! Dime YA cómo haces para mantener tu figura porque Brad me tiene loca con su “pero por qué no puedes tener el cuerpo de Angelita…”.

Estoy feliz. Habló de mi en una entrevista radial con motivo del lanzamiento de su libro más reciente que es una Antología de notas ligeras y me menciona como una de las escogidas en la recopilación. Me siento profundamente honrada y conmovida y no puedo más que compartir esta maravillosa sensación.  (http://www2.rcnradio.com/audios/13-02-11/daniel-samper-pizano-habla-sobre-su-ltimo-libro-antolog-de-notas-ligeras)

Arreglar


Mi esposo Jorge Luis es un hombre creativo. Pinta, dibuja, tiene el pelo largo y la barba desprolija, usa jeans y zapatos deportivos para ir a trabajar -pese a que es el Director Regional de una importante multinacional. Por eso es culpa mía que no tengamos tostadora.

Verán, hace unos días se dañó la tostadora vintage que nos regaló mi mamá. No era nada grave; el daño parecía provenir del cable, que estaba flojo. Pensé que el arreglo era sencillo: apretar el cable, lo que probablemente implicaba usar destornillador. Le pedí a Jorge que arreglara la tostadora, pero no aclaré a qué me refería con “arreglar”.

Claramente tenemos conceptos distintos de lo que significa un arreglo. YO pretendía que al final de la intervención de Jorge sobre el electrodoméstico en cuestión tuviéramos una manera fácil y rápida de tostar pan tajado. Jorge, en cambio, vio la tostadora dañada como una oportunidad para expresar su lado artístico.

Y hoy amanecimos con un hermoso arreglo de flores secas en lo que alguna vez fue una tostadora y que ahora es un florero.