Volver, volver, volveeeeer


IMG_6147

Nada como el Hotel Mama.

Luego de muchos años de vivir por fuera (no digamos cuántos, la suma no me favorece) regresé a  Pereira, mi ciudad natal, a ver si esas raíces que tanto hemos bregado a echar mi esposo y yo al fin pelechan, y desde que llegué no paro de maravillarme de cómo me han recibido. Pareciera que en todas partes hay personas que conspiran para que la decisión de venirnos se cimiente como la mejor que hemos tomado. Desde el colegio de Mati hasta las personas dispuestas a abrirle las puertas a Jorge con su negocio y a mí con mis talleres hasta el joven del parqueadero del centro comercial que, al ver que mi esposo había botado el recibo del restaurante, le preguntó cuánto era y le dio el descuento correspondiente en la tarifa a punta de fe.

Sí, ,todos ha sido increíbles. Bueno, todos salvo un señor que me encontré en el supermercado. Digamos, en aras a la narrativa, que se llama Arturo, un amigo de la familia.

Arturo me vio y me abrazó con emoción palpable.

-Qué bueno que estés aquí- me dijo.

-Gracias, estoy muy feliz.

-Me encanta leerte. Soy tu fan.

-Gracias, muchas gracias.

-Y estaba a punto de pedirle tu teléfono a tu papá porque necesito que me ayudes con una vuelta de la Cámara de Comercio.

-No, yo no trabajo en la Cámara de Comercio. Me está confundiendo con…

-Claro, con Lina, la menor. Yo me la encontré el otro día en Arboleda.

-Lina no trabaja allá y tampoco es la menor. La que tiene oficina en Arboleda es Pilar.

-Claro, yo me acuerdo mucho de ella porque ella está casada con un bogotano y mi yerno es de Bogotá también. Él está casado con la hija mía que estudió en la Católica y fue alumna de tu esposo.

-No y no.

-Además porque Pili trabajó en La Tarde con un primo mío, muy amigo de un hermano de tu mamá.

-Mi mamá es hija única y la que trabajó en La Tarde soy yo.

-Sí, yo sé, soy gran fan de tus columnas. En todo caso, un gusto saludarte y dale saludes a tu abuelo, que hace rato no lo veo.

Arturo se fue antes de poderle explicar que nadie ha visto a mi abuelo desde que falleció hace seis años. Me quedé muda e indignada hasta que llegó mi papá.

-Veo que te encontraste con Arturo. Tan querido que es. Él te lee mucho.

-Pero no tiene ni idea quién soy. Me confundió con mis hermanas.

Y entonces, mi papá me miró fijamente y me dijo las palabras más sabias que he oído desde mi regreso.

-Mija, a estas alturas agradezca que no la estén confundiendo conmigo.

Sabiduría de papá. ¡Qué bueno es volver a casa!

7 comentarios en “Volver, volver, volveeeeer

  1. Marina Gutiérrez dijo:

    Cómo siempre, ABSOLUTAMENTE ESPECTACULAR Angelita. Sabía decisión tomaron al volver. La querendona es un sitio maravilloso para vivir y disfrutar de los hijos peques. Tengo recuerdos maravillosos de tu familia, de TODOS, salvo los miembros que “Arturo” mencionó. Un beso gigantesco donde quepan todos. Sigues y serás por siempre mi prozac favorito

  2. Lucero Naranjo Londoño dijo:

    👍😘
    Ben tornata carissima!

    Espero que estén muy pero muy bien en la tierrita y que su vida allí sea tan maravillosa como ustedes!
    Me dan aún más ganas de unas vacaciones en mi ciudad, lo más pronto posible!
    Un cafecito conversado contigo, sería algo para llenar años de soledad en esta lejura.

    Un abrazo fraterno!

    Lucero

    Sent from my iPhone

    >

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s