El chocolate y la ecología interna


Una para el estrés, una para la dopamina, una para la serotonina...

Una para el estrés, una para la dopamina, una para la serotonina…

Hace poco leí que los humanos tenemos diez veces más células bacterianas que humanas en nuestros cuerpos. Es decir, el cuerpo humano promedio es el lugar que alrededor de 15 trillones de bacterias llaman hogar. Lo cual es bastante interesante dada nuestra tendencia a usar jabones, sprays y cremas antibacteriales todo el día. Por lo visto, intentar eliminar las bacterias una pelea perdida, pero hay quienes no pueden vivir sin peleas, y nadie puede sobrevivir sin bacterias.
El caso es que me puse a investigar sobre estos seres que llevo dentro y aprendí un nuevo término: psicobióticos. Supongo que habrán oído de los antibióticos y hasta de los probióticos, pero los psicobióticos son nuevos para mí y no sí si todos sepan de qué se trata.
Pues resulta que algunas de las bacterias que tenemos en el intestino no sólo nos ayudan a digerir los alimentos, ayudan al sistema inmune y al metabolismo sino que además producen sustancias que pueden afectar nuestra salud mental. En serio. Estos microbios se llaman psicobióticos porque son organismos vivos psicoactivos que afectan el cerebro y el sistema nervioso. En especial, los Lactobacillus helveticus y los Bifidobacterium longum reducen los niveles de cortisol (la hormona del estrés(, y producen GABA, (el neurotransmisor principal del sistema nervioso central), además de otros neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, teniendo el mismo efecto que drogas como el Prozac.
En otras palabras, el estrés y la depresión pueden tener una cura tan sencilla como alimentar la fauna interior.
Y lo mejor es que lo que más les gusta comer a Lacti y Bifi (les puse apodos, porque le pongo apodo a todo) es CHOCOLATE.
Así es, varios estudios demuestran que el chocolate ayuda a aumentar las cantidades de psicobióticos. ¿Saben lo que eso significa? Significa que cuando como Nutella, no lo estoy haciendo por mí. Lo estoy haciendo por los trillones de bebés que viven en mí, que necesitan de mí para crecer, ser sanos y fuertes y producir sustancias que llevan a mi bienestar físico y mental.
Comer bien, sobre todo con chocolate de buena calidad, hace parte de un ciclo de amor y felicidad que convierte a mi cuerpo en un ecosistema andante y parlante. Cada uno de nosotros tienen una gran responsabilidad ambiental tanto para con su población interna como externa, y yo como persona ecológicamente sensible y responsable que soy voy a atender las necesidades de mis inquilinos intestinales con todo lo que pueda. Más Rocher y menos Roche será mi lema de ahora en adelante. Que lo sepan mis cepas, en este cuerpo nunca les faltará alimento ni cariño.
Y ahora, si me disculpan, los bebés tienen hambre y tengo que ver si mi EPS cubre recetas de Hershey’s.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s