Consejo para una nueva mamá


Habrá momentos como estos.

Habrá momentos como estos.

Esta semana supe que una de mis primas preferidas está en estos momentos gestando a quien malcriaré con libros y chocolates cada vez que pueda.
Me emocioné profundamente al saber de este bebé y por eso, cuando hablé con mi prima, le di el único consejo realmente útil que le puedo dar a cualquier mamá: confía en ti.
No es tan fácil como suena. Muchas mamás, (la tuya, la mía) te dirán qué hacer y qué no hacer y cómo hacer y no hacerlo y tu vas a querer oírlas a todas. Vas a pensar que ellas saben más que tu porque tienen más hijos o los tuvieron hace más tiempo o criaron catorce hermanos y co-criaron a tus 13 primos; vas a sentir que tu no sabes nada, que los libros que te leíste te fallaron, que el curso psicoprofiláctico debió ser más bien una maestría y que este bebé que llora en tus brazos se merece alguien más preparada. Vas a temer, y presa del temor, les vas a hacer caso.
Y después de que lo hagas, te vas arrepentir. Lo sé porque las veces que he cargado con culpa maternal ha sido porque hice algo que en el fondo no quería hacer. La vez que dejé que llorara porque alguien me dijo que estaba demasiado consentido. La vez que se lo dejé cargar a alguien porque no quería ser odiosa y lo dejó caer. La vez que no quería mandarlo al jardín pero no quería malcriarlo y me llamaron a decirme que estaba ardido de la fiebre. La vez que sabía que tenía algo y el pediatra dijo que era sólo una alergia pero en realidad era rubeola. Cada vez que ignoré mis instintos y silencié mi corazón para hacerles caso al panel de expertas o el comité de co-criadores a distancia, me pesó. Cada vez que permití que alguien me echara en cara que su bebé dormía toda la noche, que ella sí producía galones de leche de calidad exportación o que ese papá había cortado el cordón umbilical con una espada afilada por el Rey Arturo, sentí que me estaba traicionando a mí misma y a mi hijo.
Pero aprendí. Ya no me importa que me digan que mi hijo es consentido cuando lo cargo si está llorando me valen nada las miradas regañadoras de las mamás “firmes” cuando se dan cuenta de que no lo mando al colegio si se siente mal (y en una ocasión porque me dijo de frente que quería estar un ratico más conmigo), y menos aún los fruncidos de las mamás que ven que si el niño dice que está lleno no le insisto para que coma de más. Esa es la lección más valiosa que me ha enseñado la maternidad, y la comparto con todas las neo-mamás. Al carajo las revistas, gracias por los libros, agradezco los consejos, pero al final del día sólo importa el amor.

4 comentarios en “Consejo para una nueva mamá

  1. zavilar dijo:

    Imposible consejo más a atinado. en alguno post o en varios he recomendado cosas parecidas. Me encanta leerte y adoro el nuevo look el blog!!

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s