El día que Starbucks se tomó a Colombia


colombian coffeeNotarán los astutos que uso la palabra tomó con doble sentido, de tomar como de asir y de tomar como beber. No es un accidente. Lo digo porque Starbucks abrió su primer local en Bogotá esta semana y las redes sociales están que revientan de lamentos porque muchos no entienden qué motiva las largas filas para beber café costoso sólo por dárselas de ser play. En otras palabras, no entienden cómo funciona la sociedad moderna. Porque, de verdad, todos hemos hecho fila. Hacer fila es parte de nuestro mundo. Incluso algunos estudios indican que hacer fila enaltece el disfrute de aquello que nos enfiló, o como decía mi profesor de antropología, el hambre es el mejor aperitivo. Hay quienes quieren clasificar las filas como nobles y tontas, pero esta es una discusión ridícula. Fila es fila y todos hemos hecho.
El tema aquí es que hay quienes asocian a Starbucks con algo más grande y ven la llegada de esta tienda como un indicio de la americanización de nuestra bebida nacional y con ella la pérdida de nuestra identidad, nuestro orgullo patrio o tal vez nuestro buen gusto. Recuerdo las palabras del educador brasileño Paulo Freire en La Educación como Práctica: “Una de las grandes -sino la mayor- tragedias del hombre moderno es que hoy, dominado por las fuerzas de los mitos y dirigido por la publicidad organizada, ideológica o no, renuncia cada vez más, sin saberlo, a su capacidad de decidir” y creo que ahí radica la incomodidad de algunos, pues sienten que la fila evidencia una decisión tomada por beberse un mito y comerse un cuento en lugar de un cafecito y un cruasán.
Yo, en cambio, no creo que la sirena Starbucks viene montada en uno de los caballos del apocalipsis. Starbucks no viene a quitarle nada a nadie; al contario, viene a generar empleo y, ojalá, a contagiar a los demás de sus prácticas ejemplares de comercio justo, buen trato a sus empleados (mi amiga María C trabajó como barista en Starbucks mientras estudiaba en el exterior y no tiene sino halagos para la empresa), y el nivel de exigencia ambiental y de consciencia social que tiene son sus proveedores, entre los cuales está la empresa colombiana Nutresa, quien a través de su filial Colcafé tiene un acuerdo para la producción y el abastecimiento de café de las tiendas.
Lo que quiero decir es que Starbucks es tan nuestro como queramos que sea. Detrás de ese logo hay campesinos, comerciantes y empleados colombianos, gente buena y honesta que se merece su quincena. Tal vez sea cierto que se ganen su salario atendiendo yuppies pretenciosos que están comprando estatus líquido, pero esos también son colombianos y tienen, al menos por ahora, la libertad de gastarse su dinero donde quieran. Yo sigo prefiriendo el tinto en pocillo pero esa es carreta para otro columna.

* Esta columna apareció el domingo 20 de julio de 2014 en el diario La Tarde bajo el nombre Confieso que he leído La educación como práctica de Paulo Freire

Un comentario en “El día que Starbucks se tomó a Colombia

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s