El regreso de los cavernícolas


US actor George Clooney

Aclaro que este NO ES mi esposo. Sólo se parecen en sus sueños (y los míos).


Algunos hombres se han pasado años esquivando las modas de acicalamiento extremo de teñirse las canas, depilarse las cejas, hacerse la cera en el pecho y electrólisis en las fosas nasales y ahora, cansados de usar acondicionador para el frizz y cremas anti-arrugas, han decidido que es hora de tomarse un tecito de testosterona y traer de vuelta el mero macho más mero y más macho de todos: el hombre paleolítico.
Para quienes estaban dormidos en clase les recuerdo que el periodo paleolítico fue hace alrededor de 2.85 millones de años y se extendió hasta hace unos 12 mil años (antecitos del neolítico, para más precisión), y ahora en pleno siglo XXI estamos presenciando una especie de Renacimiento Cavernícola marcado por regreso a los valores estéticos, nutricionales y hasta arquitectónicos de ese entonces usando materiales como piedra, hueso, cacho, madera, asta, cuero y fibras naturales para la elaboración de prendas, accesorios y hasta casas. En cuanto a la salud, la paleo diet consiste en comer como un cavernícola, consumiendo únicamente los alimentos que habrían estado disponibles hace millones de años, es decir nada de alcohol, lácteos, granos ni azúcares. También está el Caveman workout que consiste en levantar piedras o sacos pesados y correr como si se estuviera persiguiendo un mamut en lugar de ir a un gimnasio. Varios famosos, entre ellos actores y atletas, se han vuelto fanáticos de la Edad de Piedra, y ahora la situación se está poniendo peluda.
Literalmente peluda.
La multinacional Procter&Gamble, dueña Gillette, anunció recientemente que sus ventas han caído, y la marca Schick de Energizer reportó un 10% menos de ventas este año. Por primera vez en la historia la cuchilla de afeitar está perdiendo terreno, y a medida que la tendencia desprolija gana adeptos, el rastrojo facial incursiona en terrenos como la oficina, las portadas de revista, las alfombras rojas y el comedor de la abuelita, lugares en donde antes era tabú aparecer con algo distinto a piel lozana.
Economistas, sociólogos y publicistas se rascan sus barbillas hirsutas tratando de luchar contra la tendencia mientras dermatólogos realizan trasplantes de barba con mayor frecuencia cada día (más de 4,500 procedimientos el año pasado) y estilistas ofrecen servicios de diseño de vello facial para aquellos que quieren lucir su desprolijidad con efectos especiales como el degradé o las figuras geométricas (no he visto aún barba en forma de pinturas rupestres pero les estaré informando). Y en medio de todo está mi propio cavernícola, feliz porque ve la portada de GQ y me dice
-Claro que puedo ir así al matrimonio de tu prima, ¡mira que George Clooney y yo tenemos la misma barba!
Y yo no puedo más que suspirar y rogar por que no vuelva la moda Luis XIV y me toque comprarle pelucas y pantalones bombachos a Matías para ir al colegio.

4 comentarios en “El regreso de los cavernícolas

  1. isa dijo:

    aguantan los rayones… estoy en la linea divisoria entre los cavernicolas y la era de la jardinería. Podar un poco aquí y allá es la clave del equilibrio

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s