La mironería


stare

stare (Photo credit: Hen3k Hen3k)

Una amiga me textea :¿la gente por qué es tan mirona? Está haciendo fila en alguna parte y siente que la miran mucho, que invaden su espacio personal las pupilas penetrantes de gente imprudente. Sé lo que siente. Todos lo hemos sentido. Ocurre en las filas, en los semáforos, en los bares. Alguien mira fijamente a otro y el otro le dice al alguien –¿qué mira, se le perdió uno igual, me le parezco a su mamá?-. Se cazan peleas, se lanzan puños, se profieren insultos, todo porque percibimos como agresión el que nos miren mucho. Pero hay miradas de miradas. Hay una miradita, un atisbo, una ojeada y ya pasarse de metido hasta llegar a la intrusión ocular y el voyerismo. Y también depende del mirador y el mirado. Si un apuesto extraño nos mira fijamente nos sonrojamos, pero si se trata de alguien desagradable, nos ofendemos. Si nos miran en un bar, es seducción; si nos miran en un banco, nos están intentando robar.

 

Miramos y somos mirados, nos juzgamos y regañamos con los ojos. ¿Quién no ha sido víctima de la mirada de viejita regañona cuando habló muy duro en misa o se rió en un funeral? Y ya de adultos, todos hemos mirado a un niño que se puso a correr por los pasillos del supermercado o al que nos daba patadas en la parte de atrás del asiento en el avión.

 

La mirada es parte de nuestro repertorio social y personal. La mirada como forma de agresión y dominación se ha estudiado en perros, simios, ratas y humanos; existen estudios sobre cómo las personas miran lo sobresaliente como parte del instinto de lucha y huida y otros cómo, qué, cuándo y cuánto miramos. Incluso se ha tipificado el miedo a ser observados (se llama scopofobia) y se ha estudiado la mirada en personas con discapacidades, problemas sociales, depresión y dificultades de comunicación y aprendizaje. La mirada dice mucho de quien mira y más aún de cómo reacciona el mirado.

 

Todos somos mirones. Todos somos paisaje.

 

 Así que la próxima vez que alguien lo mire fijamente, o que usted se pilla escrudiñando a alguien, piense en esta columna y ríase un poco antes de decir -¿Y usted qué mira?

 

2 comentarios en “La mironería

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s