El museo de las palabras muertas


 

my old 5 1/4" floppy disk

Floppy 5 1/4. Ah, esto me trae recuerdos…

 

Borratinta: ¿Se acuerdan de esas cositas azules pegotudas que vendían en las papelerías? Pues eran para borrar cuando uno se equivocaba en las máquinas de escribir, pero ya no hay de eso.

 

 

 

Cartulina: Seamos sinceros, el Power Point mató la cartulina. Siempre me acordaba de necesitarlas los domingos a las 7 y 30 pm cuando ya no había nada abierto -hoy en día hay papelerías 24 horas pero en los *ajém* años 90 no había de eso- así mi papá decidió un día comprar como varias docenas de cartulinas en toda la espectacular gama pastel: azul tiza, rosado colación, amarillo pollito y verde manzana. Creo que todavía quedan algunas , por si alguien se siente nostálgico.

 

 

 

Disquete. No negaré que me sentía La Más Moderna diciendo “disquete de galleta” cuando había gente que todavía usaba los floppy de 5 ¼. (si usted no sabe qué es un floppy por favor pásele el periódico a un adulto y váyase a jugar escondite con sus amiguitos). Y ya que hablamos de esto, las nuevas generaciones nunca sabrán el horror que encierra la frase “moví el computador sin parquear cabezas”, “boté el disquete de arranque” o “dí un DELETE desde afuera”. Eso era grave. GRAVE. Pero estas nuevas generaciones nunca lo sabrán.

 

 

 

Casete: Ni el de sonido ni el de video. Esta palabra ya está moribunda y le quedan los días contados. En un par de décadas no quedará nadie que sepa lo que era uno tener que estarse veinte minutos con un lapicero dándole vueltas a un casete al que se le había salido la cinta. Nunca sabrán qué significa “darle la vuelta” al casete ni al disco. Lado “a” y lado “b” para ellos no serán más que indicaciones para encontrar la silla en el teatro.

 

 

 

Minisicuí: No sé por qué se acabó pero hace años que no veo.

 

 

 

Enciclopedia: La verdad, si no está en Google, no existe.

 

 

 

Globo: Los prohibieron por motivos muy respetables pero la Navidad no es la misma sin globos que le lleven la carta al niño dios. Con razón hace muchos años no me trae lo que quiero…

 

 

 

Carta: salvo que hable de naipes, creo que la palabra cederá ante el inminente dominio del mail. Las cartas como las conocimos están moribundas y con ellas morirá también la notica, misiva preferida de los enamorados. Me acuerdo que en el colegio había una experta en doblarlas en mil formas distintas y teníamos carteras que las llevaban a los novios por medio de los hermanos o vecinos que estudiaban en el colegio de los hombres. Para que una notica mía le llegara a mi novio en La Salle tenía que pasar por tres manos y a todas había que “engrasarlas”. Paquete de Papitas Rampy por envío, y había que encimar un bombón arco iris si uno quería mandar algún paquetico.

 

 

 

 

 

 

 

Próximamente haré un recuento para el Museo de las escenas extintas y la primera sería la de un papá tratando de cuadrar la antena del televisor, esta cubierta de papel aluminio por supuesto, mientras un niño pone un dial en posición de “u” y busca el canal con el otro dial.

 

 

 

 

 

 

 

 PUBLICADO EL 22 DE JULIO EN LA TARDE

 

 

 

6 comentarios en “El museo de las palabras muertas

  1. Azul Celeste dijo:

    Ángela: Mija conoce todas esas palabras (excepción del Miniscuí, que acá en México se conoce como Miguelito, y todavía comemos en las fiestas infantiles), y conoce los artículos que representan… ¿LA estaré criando en una onda de museo? O.o
    P.D. ¿Hay fotografías entre palabra y palabra? De ser así, sólo veo la fotografía del disquete…

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s