Fito-psicosis


Two curubas (banana passionfruit), one of them...

Curubas…quien las viera tan inocentes. Picture taken by Fibonacci. (Photo credit: Wikipedia)

Este martes estaba regando mis maticas y vi que hay una de ellas que está particularmente fea.  Es una mata que me gusta mucho porque es una planta carnívora, de la familia de lasNepenthes, que me dio mi hermana Pilar. La he cambiado de sitio varias veces, le doy agüita, le puse abono pero nada que pelecha. La cambié de matera y de sitio una vez más y entré a la casa con la idea de que tal vez la dichosa planta simplemente no estaba contenta en esta casa. La idea todavía me daba vueltas cuando me senté a revistar mi correoelectrónico y me topé con un titular que me intrigó: ¿Las plantas piensan?
Resulta que Daniel Chamovits, director del Centro Manna para las Biociencias de las Plantas de la Universidad de Tel Aviv, acaba de publicar un libro en donde arguye que las plantas ven, huelen, sienten, se comunican entre sí e incluso tienen memoria. Es más, Chamovits dice que estudios recientes parecen indicar que las plantas “oyen”, es decir, responden a ciertas vibraciones.
Esta nueva información me ha tenido pensativa desde entonces y ha cambiado mi percepción de la vida vegetal. Ahora cuido lo que digo delante de “las niñas”, me preocupe por no evidenciar mis preferencias (la verdad es que consiento más a la mata de frambuesa que a las ciruelas) y ser justa con todas –no vaya a ser que se corra la voz y se me resientan.
Y he notado cosas.
Por ejemplo, cuando yo salgo a recoger feijoas, rara vez veo más de tres o cuatro en el piso. En realidad no me gustan mucho y las uso para hacer mermelada de feijoa con fresa o las mezclo con bananos, así que tampoco me importaba, pero esta semana me fijé que cuando salgo con Matías a buscar las frutas, hay docenas de feijoas maduras en el piso que minutos antes no habían estado. A él le encantan las dichosas frutas esas y se comen cuatro o cinco de una sentada. Bueno, eso está bien. Como dice el Chavo, al cabo que ni quería…pero es que la mata de uchuvas está al pie (¿a la raíz?) de los árboles de feijoa y esas sí me gustan, pero nunca hay. En todo el tiempo que he vivido acá no me he comido la primer uchuva madura. Tampoco llego a tiempo para recoger los duraznos, que siempre encuentro picoteados, ni las guayabitas del Perú y nada que se maduran las berracasperas. Todos los días voy y les echo ojo pero hasta ahora lo único que parece estar creciendo son las acelgas que sólo sembré porque me encimaron las semillas. Nada de lo que me gusta ha dado cosecha y ya estoy empezando a sospechar. ¿Será que las matas no me quieren? ¿Estaré ante un motín vegetal?
Creo que sí, y que la culpable de todo es la mata de curuba de la entrada. El día que vinimos a ver la casa vi esa enredadera y dije que no me gustaba el jugo de curuba y creo que me oyó y está liderando una huelga frutal. Lo que me faltaba…creo que mañana le voy a comprar una matera nueva a la planta carnívora porque si esa la emprende contra mí podría tener problemas graves.

2 comentarios en “Fito-psicosis

  1. Azul Celeste dijo:

    ¡HAHA! ¡Que barbaridad! Sí es cierto eh? Yo tenía una galatea a la que consentía mucho, le hablaba, le ponía canciones, le sacaba brillo. Nos mudamos al sur, allá había plantas por doquier y la casa a donde paramos tenía varias galateas, así que la mía la dejamos entre ellas, en la cochera y de pronto se dejó caer, creo que se sintió rechazada, no sé, se me vino pa’ abajo y ya no se recuperó… 😦

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s