Conspiración (electro) doméstica


Image

Esta foto demuestra que la cámara del computador también me odia porque salgo de una palidez inexplicable.

Mi marido cree que estoy loca. Tiene muchos motivos, pero el más reciente es porque le he dicho que creo que hay una conspiración entre mis dispositivos. Él cree que es mera coincidencia pero a mí se me hace bastante raro que justo el día que tengo afán se le drena como por arte de magia la pila a mi celular para que no suene la alarma, el microondas decida no calentar, el carro se niegue a prender y me toquen todos, pero todos los semáforos en rojo.

Pero en el fondo yo sé la verdad. Yo sé que hay semáforos que me odian. Yo sé que ellos sienten que me aproximo y corren a cambiar de color y hasta podría jurar que me hacen esperar más que a los demás. Y el carro de mi marido…sabe que soy yo. Siento que se ríe con malicia cuando me voy a montar y corcovea y se apaga a propósito. Y eso que no les he hablado del secador de pelo de mi hermana. Jamás, lean bien, JAMÁS he quedado bien peinada con esa cosa. Algo le hace a mi pelo que queda con una textura entre el pelo de Farrah Fawcett y el de Topoyiyo. Todos ellos están amotinados en mi contra, y tengo pruebas.

Los investigadores de la Universidad de Queensland, dirigidos por mi nueva mejor amiga Rugh Schulz, ha descubierto que los robots hablan entre sí y, al menos en el caso de los Lingodroids que tienen allá en Australia, lo hacen en su propio idioma. O sea, hagan de cuenta la película Nell, los robots no conocen ninguna lengua predeterminada y cuando se juntan empiezan a elaborar un sistema de comunicación entre ellos. Esto demuestra que las máquinas pueden hablar entre ellas de manera que nosotros no les entendamos. Y ahora que todas las máquinas están conectadas entre sí gracias a Internet y WiFi y todo eso, pues es razonable pensar que se pueden comunicar máquinas por todo el mundo. Por eso cuando voy en avión, el celular que dejo caer con frecuencia le dice al avión que se mueva más en mi silla y que vuele en ángulo para que no pueda ver nada por la ventana.

No me crean. No me crean y verán que un día de estos se despiertan y el SINELDUP (Sindicato del Electrodomésticos y Dispositivos de Uso Personal) los tiene rodeados y les entrega un pliego de peticiones que incluye no trabajar sino con pilas alcalinas de fácil digestión, rehusarse a establecer conexión en redes públicas sin tener el antivirus actualizado y negarse a ser usados para contactar a la ex novia en estado de embriaguez. Sigan creyendo que estoy loca y un día de estos la huelga de SINELDUP los tendrá de lágrima a todos.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s