Ciclo-vida


Children in Swings

Children in Swings (Photo credit: Wikipedia)

Suena más trillado que decir “buenos días”, pero es absolutamente cierto que la vida es cíclica. No es que no me la haya pillado desde antes, pero este hecho irrefutable se me hizo aún más evidente esta semana, cuando mi novio empezó a trabajar en una nueva empresa. Él es todo un adulto, o como dicen las abuelitas, un hombre hecho y derecho, pero aún así el primer día de oficina se pareció bastante al primer día de colegio. La noche anterior me confesó que tenía mariposas en el estómago, que había escogido qué ponerse con días de anticipación y que estaba muy preocupado porque no tenía con quién almorzar.

¿No se les hace familiar la escena? Todos hemos hecho el curso en nuevología, cuando uno no sabe dónde queda el baño y no tiene con quién hacerse a la hora del recreo. Uno llega con los útiles nuevos y se preocupa porque no sabe si los demás usan cuaderno argollado o no, y uno no se sabe los códigos internos y es como si los demás hablaran un idioma totalmente diferente… la diferencia entre el primer día de colegio y el primer día de universidad o el primer día en un trabajo nuevo son mínimas. Básicamente, creo que nunca dejamos de ser esos niños y esas niñas que llegan con la lonchera brillante y dos manzanas, una para uno y una para la primera alma caritativa que se le acerque.

Creo que a medida que crecemos, olvidamos lo difícil que es empezar. Nos volvemos impacientes con quienes buñuelean arrancando en falda y les pitamos a los que van en los carros de las academias como si todos hubiéramos nacido con pase. Nos irritamos con la niña de la registradora como si nosotros supiéramos manejar ese aparato tan complicado y lleno de teclas. Se nos olvida que todo el mundo pasa por la silla del nuevón. Cuando nos pasa a nosotros, llegamos a la casa y le ponemos quejas a la mamá “nadie me dijo que aquí no se usaban los pantalones blancos y me dijeron calentana y necesito una balaca porque todas se ponen balacas y no puedo llevar pandequeso porque aquí todas desayunan arepa con té helado y les parece montañero mi saco y casi que no llego porque no me sabía la ruta del bus y me bajé donde no era y se me quebró el tacón y se me rompieron las medias veladas y , y , y… nadie entiende. Pero dos semanas después, cuando ya tenemos apodo propio y ya nos guardan puesto a la hora del almuerzo, se nos olvida esa terrible sensación que da ser nuevo y maltratamos al próximo nuevo que llega, como una especie de rito de iniciación medio sádico. Es igual a cuando llega un niño nuevo a un colegio diferente.

La verdad es que las dinámicas intraoficinales son iguales a las del patio a la hora del recreo. Hay unos niños más grandes, que se burlan y torturan a los chuiquitos, que son como los gerentes; hay unos medio desadaptados que se saben unos juegos distintos a los de todos y la mamá les manda loncheras todas saludables, sin mecato ni nada, y se hacen juntos y lejos de todos, que podrían ser los de sistemas; también están los que se creen los dueños de los columpios y deciden quién se puede o no montar en los burros, que vendrían siendo las secretarias y los porteros; a un lado de ellos están los que entienden las explicaciones de matemáticas de una y se burlan porque los otros miran el tablero con cara de confundidos y se pasan el recreo señalando a los demás y riéndose, que podrían ser los de contabilidad, tesorería y nómina; y finalmente están los que se enteran de quién todavía se orina en la cama y les cuentan a todos los otros, que por supuesto son los de la oficina de prensa. Como verán, nuestros destinos se forjan en el patio del colegio y aunque queramos fingir que estamos muy maduros, repetimos cíclicamente los patrones de comportamiento que se gestan en el recreo. Por eso siempre llevo dulces en la cartera, por si llego a un lugar y necesito hacer amiguitos.

* PUBLICADA EN AGOSTO DE 2006

2 comentarios en “Ciclo-vida

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s