Multi-pluri-trans-latinidad


Internet drugstore

Internet drugstore (Photo credit: nicolasnova)

Mundo moderno

Pareciera que cada vez se especializa más en conocimiento. Tenemos médicos especialistas en encías, estilistas expertos en cejas, abogados que se concentran únicamente en casos de minas o franquicias o familias. Pronto tendremos un dolor de espalda y tendremos que ir a varios médicos porque cada uno se especializa en una vértebra distinta. Pero esto sólo está sucediendo con el conocimiento. Los negocios, por el contrario, se están diversificando. Prueba de ello es la cantidad de tiendas híbridas que han surgido. En cada esquina se ve o bien un aviso que anuncia que el establecimiento es una “barbería-peluquería-cantina”, o uno que pregona los diversos servicios que se prestan “fotocopias, minutos a celular, llamadas a España, se laminan documentos”. Fíjense la próxima vez que anden por la calle y verán combinaciones como “venta de formularios DIAN, traducciones y trabajos de grado”, “arreglo de guadañadoras, venta de lencería” “pedicure, manicure, tarot”, “sí hay queso de cabra, arepa de choclo, bordados de Cartago” o mi preferido “se lavan carros, se recibe leña”. Ese en particular se puede ver en la vía a Marsella y llama poderosamente la atención. No la parte de lavar carros, sino la parte de recibir leña. Me da una envidia terrible cada que paso y me provoca poner en mi oficina un aviso que rece “se reciben chocolatinas Hersheys, se reciben antigüedades, se reciben joyas”. Pero volviendo al tema de la diversidad de oficios, encontré uno realmente original en estos días, precisamente en la vereda en donde vivo. Allí, entre la carnicería y la papelería, al frente de la panadería y diagonal a La Cuchilla 2, está la Taberna Internet de Combia.

La Taberna Internet de Combia ofrece los servicios de acceso lento y embriagamiento veloz. Ni la banda ni el local son anchos, pero en cambio la simpatía de tanto acudientes como dueños es amplísima. Estuve allí hace poco y tuve la oportunidad de navegar en Internet mientras oía “y me bebí su recuerdo”. Fue simpático cómo confluyeron dos experiencias tan distantes gracias a la tecnología. En la pantalla veía páginas de la NASA mientras enseguida cantaban “yo tengo dos mujeres” y me ofrecían refajo especial (para los que ignoran la jerarquía del refajo, esa es la que tiene cerveza, Colombiana y Pony Malta) en combo con opción de liberales (no, no los del partido) o empanada de cambray y salchipapas (si no sabe qué es esto, tal vez deba revisar su pasaporte, porque no debe ser colombiano). En medio de los acordes estridentes de lo mejor de la música para planchar y las risas emitidas por quienes habían salido a dominguiar de jean planchado y deleitar castigando baldosa, comprendí que ese era uno de los paseos más latinos que había hecho en mi vida.

Hace poco hablaba con un amigo que me decía “yo como lasaña con fríjoles, porque ya me asumí como latino”. Me encantó esa afirmación de la identidad, y la taberna Internet de Combia ratifican que si hay algo con lo que podemos asociarnos los latinos, es la hibridación, la multiplicidad, la diversidad, la transposición y yuxtaposición. Tenemos patacones con antipasto y arepas rellenas de queso mozzarella; coq au vin con principio de garbanzo y jugo de tomate de árbol; tortilla española con hogao y paella valenciana que se sirve con roseta de salsa de tomate. No nos metamos mentiras, servimos cocteles de vodka con frutiño y llenamos de estampitas del Niño Jesús de Praga las billeteras Louis Vuitton. Nos vestimos de camisas polo con escapulario y nos vestido de Coco Chanel, pero nos pegamos una medallita de San Antonio en el brassiere. Cada que alguien come empanada con salsa barbacoa, espaguetis con mostaneza o pizza con salsa rosada, está celebrando que los latinos somos multi-pluri-transculturales. Y no hay nada más latino que una taberna Internet en donde se pasan trabajos a computador, se ofrece el servicio de rezar negocios y se encuentra el mejor vino espumoso de durazno en caja de toda la región.

 

*PUBLICADA EN SEPTIEMBRE DEL 2006

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Multi-pluri-trans-latinidad

    • Angela Alvarez Velez dijo:

      Jajaja, en serio? Cuando estuve en México y me dijeron “guerita” me sentí ofendida, me dijeron “aguas” y miré hacia arriba pensando que iba a llover. Y en cambio dije “pendejo” con total frescura y ofendía a alguien. Es el mismo idioma peor cuán distintos son los significados!

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s