El campo de batalla marital


Platform bed s

El Campo de Batalla

Compartir mi lecho nunca me ha resultado fácil. Mi compañero de colchón ronca, me ataca con armas químicas y sonoras, me habla mientras duerme y a veces se levanta y alega conmigo, todo mientras duerme. Y yo lo he aceptado casi todo de buena gana y hasta con amor, pero en estas noches de frío sabanero me resulta muy difícil perdonarle que me robe las cobijas. Eso ya no es uno de esos detalles que primero enamoran y después emboban. Esto es grave. Es guerra, y guerra a muerte. Bueno, guerra a frío.

He consultado a Sun Tzu y dice el gran maestro que hay que conocer al enemigo. Hay que conocer sus estrategias. Hay que ponerles nombres místicos a esas estrategias y luego buscar contras y ponerles nombres místicos a esas contras. Lo he anotado todo en mi súper cuaderno Ninja Operación Tortuga Duerme Bien.

  1. “Engarza y enrolla”. Esta consiste en que el guerrero debe usar la uña del dedo gordo del pie –que debe estar sin cortar ni limar desde hace rato- para engarzar en ella la cobija y luego halarla hacia sí, dejando descubiertos mis pies.
  2. “Enrolla y pisa”. En esta maniobra, el guerrero asume posición boca-arriba y toma las cobijas con las dos manos; luego, se voltea 45 grados hacia la dirección opuesta a su contrincante y pisa las cobijas con la panza. Nota: la panza debe ser prominente (esto lo podía hacer yo en embarazo pero ya no. Maldita dieta…)
  3. “Sushi roll”. Para realizar efectivamente este rollo el guerrero debe dar un giro de 180 grados completo y quedar enrollado en las cobijas. Esta es una de las maniobras más difíciles de realizar pues se necesita gran velocidad y sutileza para no despertar al contrincante.

 

Mis estrategias de defensa y recuperación térmica también están anotadas:

  1. “Arco invertido helado” En este movimiento que requiere gracia y flexibilidad, la contrincante se posiciona de espaldas al guerrero, arquea la espalda y, usando los dedos para manipular el pantalón de la piyama,  ubica sus pies gélidos en los gemelos del guerrero. Al contacto con el frío intenso, el guerrero normalmente suelta las cobijas.
  2.  “Puercoespín”. Aquí, la contrincante traza una línea recta imaginaria y ubica sus codos, rodillas y dedos gordos en dicha línea, ejerciendo presión sobre la nuca, el coxis y los tobillos del guerrero. Se debe tener buen tono muscular para poder penetrar las cobijas en caso de que el guerrero se encuentre en posición “Sushi roll”.
  3. Medusa”. Este se debe usar como último recurso: consiste en ubicar la melena de la contrincante directamente sobre la cara del guerrero, quien despierta temeroso y asfixiado y suelta las cobijas.

 

Todo se vale en la guerra y en el amor, y cuando la guerra es con el amado, vale hasta la nariz fría en la nuca. Es eso o empiezo a dormir en saco como si estuviera acampando. Ahora que lo pienso, la carpa me resolvería el problema de las armas químicas también…

2 comentarios en “El campo de batalla marital

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s