La década que se niega a morir


ALF: The Animated Series

¿Este personaje era un icono de la moda?

Me han dicho que los ochenta están de regreso. Víctima del copete alf, recuerdo con cierto temor la década antepasada. Ad portas del cambio de siglo, creo que la humanidad padeció una forma de psicosis colectiva que nos llevó a la lobera común. No nos digamos mentiras, los ochenta fueron una época loba. El rubor rojo ladrillo aplicado con vehemencia, el delineador oscuro en los labios rellenos con crema de limón y los peinados estrafalarios hacen que todos los que tuvimos más de diez años durante esa década nos avergoncemos cuando alguien saca el álbum familiar.

¿Por qué están tratando de invocar de nuevo semejante lobería? ¿Quién está detrás de esta treta de manipulación popular comercial? Este ardid podría costarnos muy caro.

Temo por mi pelo, ahora tan dócil y monocromático. Temo que me ataquen las ganas de cortarlo en capas y esponjarlo hasta parecer un león que acaba de tener un affaire con un ventilador. No quiero andar por la calle con aspecto de peinada por un rayo… ¿Será que soy así de voluble? ¿Volveré a caer en las garras de los ochenta? Porque la primera vez, vaya y venga, hasta la Princesa Diana tenía vestido capitoneado, pero a estas alturas de la vida… ¿Será? ¿Me verán dentro de poco preguntándole a alguien si mis hombreras son lo suficientemente grandes o entrando a Gef buscando medias exactamente del mismo color que una camiseta? ¿Usaré de nuevo colores fluorescentes?

Espero que no. Pero lo que pregunto es, ¿quién sí? ¿Quién quiere traer de vuelta una época en la que un ATARI era considerada tecnología de punta y moldeábamos nuestros cabellos para parecer personajes extraterrestres de series enlatadas norteamericanas? Pero fíjense, los ochenta están regresando, poco a poco pero con ahínco y creo que es porque los que vivimos los originales no hemos sido lo suficientemente claros con las nuevas generaciones.

Creo que debemos ser claros con los modelos post-80. Creo que los neo-ochenteros deben saber que están clamando por que vuelva la época de tacones puntillo con blue-jeans tobilleros estrechos y medias blancas enrolladas. Estamos pidiendo que regresen

Las chaquetas con cremalleras decorativas y los yo-yos. Por favor, no quiero que vuelvan los yo-yo… tengo pesadillas recurrentes de que estoy en el colegio y estoy tratando de hacer la ‘vuelta al mundo’ y me doy en la cabeza con uno de esos dispositivos infernales. No puedo volver a jugar ‘caucho’ ni podría, aún si quisiera, volver a usar los cinturones elásticos.

Además, no creo que puedan repetir la era que marcó mi adolescencia. Sencillamente, no es lo mismo ahora que Madonna no es una chica material y Micheal J. Fox es el abanderado de la lucha contra el Parkinson en vez de Alex P. Keaton. Micheal Jackson sigue escandalizándonos con sus movimientos pélvicos, pero por otros motivos que nada tienen que ver con el ‘break dance’. La de Karate Kid se ganó un Oscar, el auto fantástico lo dejaron parqueado en una playa llena de guardacostas siliconudas y el Terminator es ahora el Gobernator, así que dudo que tengan la misma magia. Los rusos ya no son los malos de las películas y nadie entiende qué es ser ‘mas difícil que juntar las dos alemanias’. La mística ochentera es irremplazable y no pueden lograr capturar una era simplemente con poner de moda las botas texanas y los zapatos de charol con media blanca. Así las cosas, las medias blancas solas no tienen sentido, ¿cierto? Entonces, ¿por qué someternos a su regreso? Antes de comprar un nuevo par de ciclistas o chicles para ponerse por debajo de una minifalda de retazos, recapacite y si siente nostalgia, saque una VANIDADES vieja y busque fotos de la Princesa Diana con pantalones bombachos y entenderá por qué los ochenta deben morir.

 

*PUBLICADA EN JUNIO DE 2007

4 comentarios en “La década que se niega a morir

  1. Azul Celeste dijo:

    Ah sí! que tiempos aquellos! yo los disfruté mucho y también los sufrí mucho. Épocas de espinillas, de primeros novios, de casetes que se enrollaban con la pluma, de Danesa 33 y sus 55 sabores…
    Nooooo!!! pero que no vuelvan, así recordaditos se ven más bonitos. 😀

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s