¿Un Humor democrático?


Funny Face (musical)

Image via Wikipedia

Hace poco recibí lo que quisiera creer es una crítica constructiva de un caballero que ha leído algunas de mis columnas y cuyo nombre no revelaré. Lo que sí revelaré fue lo que dijo, pues sus comentarios me han hecho reflexionar bastante. Según este señor, mis columnas son “chistosas, aunque a veces hablo mucho de que  he viajado y que hablo dos idiomas y que fui a la universidad” y me sugiere que “recuerde que el buen humor es también para los de ruana y sombrero”. Primero, quiero aclarar lo que lo de ruana y sombrero son términos de él, y creo que los usa para referirse a que mi humor no es para el pueblo, mi humor es excluyente y exclusivo. Y a él, eso le parece mal.

Pues, querido lector, respetuosamente disiento.

No creo que un chiste que haga reír a mucha gente sea más chistoso que un chiste que haga reír a poca gente. La gracia está en el chiste, no en el público. Eso es como decir que es más rico el chicle que el paté porque más gente come chicle que paté. Nada que ver.

Además, todos tenemos chistes que sólo entendemos los de nuestra profesión u oficio, los de nuestro colegio o los de nuestra familia, y no por eso son menos cómicos. El humor no puede ser universal porque no todos los humanos hallamos hilaridad en las mismas situaciones. De hecho, un estudio reciente –me puse a investigar motivada por la coba- dirigido por Richard Wiseman de la Universidad de Hertfordshire reveló que el chiste que más gente considera el más chistoso es el siguiente: dos tipos salen a cazar y a uno de ellos parece darle un infarto y cae al piso. El otro saca su celular y llama a emergencias. “¡Señorita, creo que a mi amigo le ha dado un infarto y se ha muerto!”, dice el hombre. “Señor, lo primero que debe hacer es asegurarse de que su amigo esté muerto” le dice la operadora de emergencias. De repente ella oye dos disparos en la distancia, y al momentico vuelve el hombre y le dice “Bien, ya estoy seguro de que está muerto. ¿Y ahora qué hago?”. Este chiste ganó por una mayoría abrumadora con gente de todos los estratos, países, religiones, edades y niveles educativos. Y la verdad es que puede ser chistoso, pero no me parece lo más gracioso que haya oído. No es que me duela la barriga y se me salga la coca-cola por la nariz. Pero es el chiste que a casi todo el planeta le gustó. ¿Significa esto que tengo un sentido del humor distinto al del resto de la población global? Honestamente, no creo. Tampoco creo que mi humor sea intencionalmente discriminante ni discriminador y la verdad es que cuando escribo pienso en mí misma y la gente que puede haber similar a mí, lo que indica que parto del supuesto de que hay más gente como yo que puede tener ideas y experiencias similares a las mías, que de hecho elimina la posibilidad de que esté tratando de excluir a alguien. Es más, estoy tratando de incluir gente; gente que, como yo, no se sienta representada en el humor de Sábados Felices.

¿A qué viene todo esto? A que creo que esta tendencia de democratizar todo se está poniendo un poco pesada. Hay que sacar ediciones más legibles de los clásicos para que todo el mundo los pueda entender, y si eso no funciona, versiones en muñequitos animados y hasta versiones para Messenger, todo con la idea de no excluir a nadie, de no discriminar, de evitar que los de ‘ruana y sombrero’ se queden por fuera, pero al hacerlo, estamos quedando por fuera el resto. La idea de que viajar, estudiar, esforzarse por crecer personal y profesionalmente es vergonzoso me parece triste, como también me entristece que este señor crea que yo debería modificar la manera como hablo o escribo para hacer reír a más gente. No estoy de candidata a nada, así que por ahora, me contento con un público de calidad en vez de cantidad. Claro que las risas que salen de debajo de los sombreros y se escapan por entre las ruanas siempre son bienvenidas.

*PUBLICADA EN JULIO DEL 2007

5 comentarios en “¿Un Humor democrático?

  1. DeepField dijo:

    (psst, Ángela: Es “hallamos” en “…no todos los humanos hayamos hilaridad en las mismas situaciones…”. Además, antecitos sobra un “es”.)

    Aunque sus columnas son bastante entretenidas, y ocasionalmente francamente divertidas, hay más en ellas que simple humor, y es la razón por la que frecuento su blog.

  2. sporittano dijo:

    Adhiero al 100%. Yo creo que el problema con los que quieren democratizar todo es que hacen equivalente democracia a mayorías, cuando perfectamente un puede entender el mismo concepto como respeto a la diferencia, así sea de sentido del humor.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s