El fútbol y el matrimonio


Español: Museo de Colo-Colo, Estadio Monumental

Image via Wikipedia

Este ha sido un mes lleno de emociones. Me casé, fui a Disney de luna de miel, cumplí 31 años el jueves y Millonarios clasificó a la semi final de la Copa Nissan al vencer a Sao Paulo. Ahora, yo no soy fanática ni del fútbol ni de Millonarios, pero mi esposo sí lo es y aparentemente este es un acontecimiento histórico. Para mí no es muy claro cómo hacen los aficionados al fútbol para saber cuáles son los acontecimientos históricos y cuáles no ya que hay un partido todos los días. Todos los santos días, en algún lugar del mundo, unos señores de chorcitos se enfrentan a otros señores de chorcitos con el fin de patear un balón y de vez en cuando meterlo por un arco. Aparentemente, aunque las leyes de la física básica dicen lo contrario, es muy difícil meter un balón de 30 centímetros de diámetro por un arco de diez metros cuadrados porque cada que lo hacen, un simio gritón posee a mi marido, quien procede a saltar, gritar, enrojecerse, agarrarse el pecho como si se le fuera a salir el corazón y tumbar y regar todo lo que lo rodea durante el proceso.

Antes de casarme, cuando era la feliz Ama y Señora del Control Remoto, no tenía ni sospechas de la cantidad de partidos de fútbol que se juegan diariamente en el mundo. Según mis cálculos, a nivel mundial hay más partidos que lloviznas, y mi marido los tiene que ver todos. Pero no sólo tiene que ver el partido en sí. No, no, no, él tiene que ver el programa que viene antes del partido -en el que especulan quién podría ganar y por qué-; luego, ver el partido -que incluye en show del medio tiempo donde hablan de quién está ganando y por qué y cómo esto podría cambiar el en segundo tiempo-; seguido por el programa que viene después del partido, en el que analizan quién ganó y por qué no ganó el que dijeron que iba a ganar. Y al otro día hay que ver el comprimido (que es el mismo partido que ya se vio pero editado para que parezca más emocionante de lo que realmente fue) y los comentarios de los jugadores y los entrenadores de por qué perdieron. Es agotador. Y a veces, ni siquiera hay goles. Noventa minutos de absolutamente nada. Partidos de cero a cero. Eso es peor que esperar a que se seque el esmalte de las uñas.

En una semana he visto más partidos de fútbol que en toda mi vida, y he aprendido dos cosas. 1) Todos los árbitros del planeta están curiosamente unidos en una conspiración en contra de los equipos de mi esposo, y 2) nadie sabe qué es exactamente el fuera de lugar. El fuera de lugar está ahí con el sereno y el pálpito (ya saben, cuando las tías o las abuelitas dicen que ‘tienen un pálpito’ de que algo va a suceder). Creo que es una leyenda urbana deportiva. O tal vez haya que tener el tipo de raciocinio de los narradores deportivos, que aparte de que tienen un idioma propio –eso que hablan no puede ser Español-, tienen su propia lógica, que desafía todas las demás. Frases como “El que gana no es el que mejor juega”, “meter goles no es el único fin del fútbol”, “cuando las cosas andan mal es que algo no va bien”, “es curioso ver que desde que este equipo no ocupa el primer lugar, otros equipos han ascendido en la clasificación y “es más fácil correr hacia delante que hacia atrás” son perlas que he oído sólo en los últimos días.

Sin embargo, debo admitir que no todo es color hormiga, pues resulta que mi esposo no es el único aficionado al fútbol que hay en mi vida. Mi abuelo Óscar también ama este deporte que me resulta incomprensible. Lo único bueno de que mi esposo vea fútbol es que últimamente tengo más de qué hablar con mi abuelito, a quien le parezco ahora culta e inteligente porque sé que Colo colo no es el apodo de alguna bailarina exótica que resultó ser amante de un presidente francés. Algo bueno tenía que salir de todo esto…

 

*PUBLICADA EN OCTUBRE DE 2007

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s