Mi nueva mejor amiga


Brazilian model Gisele Bündchen at the Fashion...

Gisele antes de ver La Luz de la comodidad

 

No celebramos el Día de Acción de Gracias en Colombia, pero igual quiero participar porque este año tengo mucho que agradecer. Tengo un hijo hermoso, un esposo amoroso, padres saludables, hermanas fabulosas, un sobrino que fue el mejor del salón este año…en fin, muchas cosas maravillosas. Pero aquello, o mejor, aquella que me tiene más agradecida que todo lo demás es Gisele Bünchden.

 

A primera vista podrían creer que Gisele Bündchen y yo no tenemos nada en común. Claro, ella es una supermodelo brasilera multimillonaria despampanante y yo…bueno… no soy brasilera. Pero no importa porque la razón por la cual estoy agradecida con ella es porque ha salido en defensa de la comodidad.

 

Resulta que Gis (así le decimos las amigas) se negó a usar tacones altos en un reciente desfile de Balenciaga, alegando que se desacostumbró a usarlos porque ahora es mamá y ya tiene que pensar en la comodidad ante todo. Y con ese comentario ha desatado una tormenta que ha convertido los zapatos cómodos en algo chic. Y eso significa que yo estoy a la vanguardia del calzado.

 

Les seré sincera, nunca usé tacones porque no les veía la gracia. Yo mido poco más que metro y medio así que necesitaría tacones de mínimo 10 centímetros y creo que me sangra la nariz a esta altura. Alguna vez me dijeron que los tacones ayudaban a adelgazar la cadera pero igual necesitaría andar en zancos, así que no trato de engañar a nadie y mejor prefiero los crocs y las chanclas de dedo. Y esta preferencia siempre me había condenado al rechazo. Las que usan tacones puntudos y botas de plataforma en las fiestas siempre miraban mis baleticas de abuela y se reían despiadadamente…pero ahora puedo decir que Gis y yo estamos en las mismas.

 

Además, como si fuera poco, compartimos las dichas y desdichas de la maternidad. Esto significa que no importa lo glamorosa que luzca en las portadas de las revistas, en algún momento del día ella también huele a queso, tiene leche en el pelo, compota en la camisa y mocos en los pantalones porque bebé es bebé y que la mamá tenga o no piernas kilométricas le importa un bledo a la hora de cargar el pañal o alegar porque no encuentra el chupo.

 

Por eso esta mamá en busca de la comodidad es mi nueva aliada. Ahora puedo decir orgullosamente que mi “mami look” es digno de las pasarelas europeas y quien diga lo contrario que coma un tarrado de tacones.

 

Ahora, para que mi vida sea perfecta, sólo me falta que Gisele y sus amigas modelos se nieguen a hacer dieta y pongan de moda la celulitis y las estrías, acepten las canas y las arrugas con gracia y digan que no hay nada más sexy que usar las camisetas desteñidas del marido como piyamas. Hagamos una cosa, yo arranco y vemos si las demás me alcanzan. Estoy optimista…al fin y al cabo, ya pasó con los tacones.

 

4 comentarios en “Mi nueva mejor amiga

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s