Sobre la espera


Está bien, está bien, ya sé que he estado un poco monotemática últimamente, pero la verdad es que una solo se casa, por primera vez, una vez en la vida. Reconozco que esto puede resultarles un tris aburrido y que deben estar cardiacos de que les hable de mi boda, pero les prometo que esta es la última vez… al menos por este mes. La honesta verdad es que, aunque esta columna saldrá la semana entrante, la estoy escribiendo el día de mi boda. En este instante están maquillando a mi hermana mayor, ya están listas mi hermana menor y mi mamá y sigo yo. Les voy a ser muy sincera: estoy de un relajo total. Ayer me regalaron el masaje más delicioso del mundo, me hicieron el famoso baño de luna, hice la dichosa ofrenda de huevos y me puse pepinos en los ojos esta mañana.  Ya llegó el fotógrafo, el notario está en camino, el chef acaba de entrar y el novio durmió acá, así que todo está bajo control. Si yo estuviera más relajada, estaría en coma.

Dado que he tenido toda la mañana para pensar y meditar, mi mente ha pasado por tópicos tan variados y dispersos que no he podido concentrarme en un sólo que me guste para escribir esta columna. He meditado sobre los orígenes de las bodas, sobre la naturaleza de las relaciones monógamas, sobre la condición humana y sobre los fundamentos del maquillaje correctivo, pero todos esos temas me pasan volando por el inconsciente mientras una sola frase se repite constantemente: ya casi, ya casi, ya casi.

Ya casi, después de tantos años, tantos retos, tantas dificultades, después de haber superado literalmente la vida y la muerte, ya casi nos vamos a casar. Bueno, la verdad es que ya estamos casados porque, según dice mi papá, uno se casa cuando decide que esa es la persona con la que uno quiere estar el resto de la vida. Yo escogí hace rato que quería que fuera Jorge el que me sostuviera la mano cuando naciera mi primer hijo; el que me consolara cuando nos sorprendiera la muerte de alguien cercano; el que compartiera conmigo la alegría de mi nominación al Nóbel (soñar no sólo es gratis, es libre de trans fat). Hace rato tomé la decisión, hace rato sé que en sus brazos quiero despedir y recibir todos los días que me faltan por vivir. Sí, ya sé, cursi total, ¿no? Pero, en fin, qué quieren que les diga… lo amo. Lo he amado a través de varios estilos de peluquiado, algunos menos favorecedores que otros, así como él me ha amado a mí a través de kilos de más y de menos y al menos tres colores de pelo.  El que hoy nos estemos casando por fin es una celebración de nuestra tenacidad, un testimonio de nuestro compromiso por mantener viva una relación que a veces parecía más emproblemada que el Titanic.

Pero henos aquí, a minutos de hacer público el deseo privado (de nuevo, los derechos de autor de ese concepto son de mi papa) de unir nuestras vidas. No podría estar más contenta. No podría estar más segura.  No podría estar más aburrida… esta maquillada está eterna.  Me está empezando a dar hambre y desde acá veo la caja en la que está la torta. Mi torta es, como era de suponerse, de CHOCOLATE.  He jugado solitario toda la mañana, me intenté volar para ver a mi novio, que está en la casa principal de Casa Inspiración y tiene internet y Direct TV y acceso a la nevera, pero mi mamá dijo que era mala suerte, me confiscó el celular y me encerró cual Rapunzel.  Pero el hambre y la espera son nada. Ya casi, ya casi, ya casi arranca este tren, esta vida juntos, esta sociedad conyugal. Lo que vale la pena, vale la espera y he esperado a Jorge toda mi vida, que dentro de pocos minutos estará imbricada con la de él durante el resto de nuestros días y aún después de que se nos acaben.  Ya casi y para siempre, mi amor.  ¡Al fin!

* ESCRITA EL 14 DE OCTUBRE DE 2007, MINUTOS ANTES DE MI BODA.

2 comentarios en “Sobre la espera

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s