Orden mental


No soy una mujer ordenada. Soy una mujer organizada, eso sí. Yo sé dónde está todo. Lo que pasa es que todo no está ‘en orden’. Mi hermana Pilar es la persona más ordenada que conozco; la ropa del clóset está en orden alfa-cromático, es decir, por colores en orden alfabético (Amarillo, azul, blanco, café, dorado, etc) Recurrí a ella para que me ayudara a empacar. Decidí mudarme cuando llegué de vacaciones y no cupe en el apartamento. Apenas llegué empecé a buscar apartamento nuevo, más grande y que tuviera depósito, por si las moscas. Pero Pilar me convenció de que era posible que las dos camisetas que me habían regalado de navidad no fueran motivo suficiente para una emergencia de propiedad raíz y que, con algo de administración espacial, cupieran en el apartamento en el que ya estaba viviendo. Sugirió que almacenara de manera categorizada –no categórica-. El truco consiste en juntar las cosas que tienen algo en común. Ella me dijo que hiciera una lista de las labores que realizaba de manera cotidiana y ordenara acorde. Parecía sencillo, así que empecé.

Closet Shelves2

Image by jdn via Flickr

Fui en orden, desde lo  más cerca de la puerta principal hacia lo más lejos. La cocina queda primero, así que arranqué ahí. Todo iba bien hasta que llegué a las cosas del té. Me encanta el té, las infusiones aromáticas, las bebidas exóticas. Tengo infusiones de todo lo imaginable y cucharitas, y revolvedores y pocillos y tacitas y teteras… Pero no tomo té en la cocina. Tomo té en la sala, así que puse todas las cosas del té en la sala. También hay comida que para las visitas, entonces también puse unas galletas, el azúcar y la miel en la sala. Como también me gusta calificar exámenes allí, puse los marcadores, los lapiceros y la calculadora al lado del sofá. Me pareció razonable.

Seguí entonces a la biblioteca y empecé a separar los libros en categorías: lecturas por placer, por trabajo y regalados que no me gustaron pero que me da pena regalar porque qué tal que venga el que me los dio y se sienta mal porque no están. Viendo esos últimos, pensé en todas las cosas afines, así que saqué los payasos en porcelanicrom que me dieron de amiga secreta, el portarretratos en macramé que me dieron de Amor y Amistad y la caja de música-joyero que tiene un lago de espejos con imanes sobre el cual danzan una pareja de cisnes que me dieron cuando anuncié mi compromiso. Bien, ya estuvo. Pero tengo el computador y el escritorio lejos del mueble de la biblioteca y me tendría que levantar para sacar un libro si lo necesitase en caso de algo laboral. Saqué todos los libros de trabajo y los metí en la oficina. En cuanto a los de leer por placer, los leo en la cama y en el sofá y una que otra revista en el baño (no me juzguen… no soy la única). Redistribuí esos libros y me quedó mucho espacio en la biblioteca, que está localizada en ese limbo arquitectónico conocido como el ‘hall de alcobas’. En un momento de brillantez, pensé en las carteras. Claro, la cartera es lo último que cojo antes de salir, así que ahora todas mis carteras están en la biblioteca, ordenadas por categorías de la siguiente manera: las bonitas pero que no les cabe nada, arriba; las medianamente útiles y  medianamente bonitas, en la mitad; las horrorosas pero que les cabe hasta el pasado, en la tabla más bajita. Súper ordenado.

Feliz por el progreso que estaba logrando, seguí con la alcoba multifuncional (ya saben, esos espacios guionificados tipo oficina-estudio-cuarto del huésped). Allí tengo el computador, una silla y el clóset de mi marido.Empecé con lo relacionado con el trabajo, pero me topé con un problema. A veces tomo café cuando estoy trabajando… fui por la cafetera, los pocillos, la leche, el azúcar y lo puse todo en el piso junto al escritorio, pero ahora no tengo enchufe para el computador y la cafetera. Me va a tocar llamar a mi hermana. ¿Dónde puse el teléfono? ¿En la categoría de comunicación? ¿De relaciones familiares? ¿Tal vez la cocina, por el domicilio? Creo que necesito nuevas categorías…

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s