Aniversario 4×4 (x4)


El embalse del Neusa

Jorge y yo estuvimos celebrando nuestro cuarto aniversario recientemente y como estamos estrenando carro, él decidió que debíamos combinar ambas cosas e ir a la represa del Neusa, a un par de horas de Bogotá. Compramos carpa y sleeping bags –ojo, para dormir la siesta, no para pernoctar- y empacamos al niño junto con un comida como para un batallón y salimos tempranito rumbo a la aventura. Íbamos bien hasta que llegamos a un lugar que nos pareció ideal y nos adentramos un poco sólo para descubrir que una pareja de jóvenes ya había armado su carpa. Entonces, mi marido decidió acercarse al embalse para dar la vuelta. A pesar de las advertencias de los guardias, la mirada escéptica del joven y mis chiste sobre ver el monstruo del Loch Ness, Jorge quiso hacer una maniobra de 360˚ en lugar de echar reversa.

Y… nos quedamos atascados en el lodo.

La salida de nuestra prisión fangosa requirió de los esfuerzos conjuntos de mi marido, la pareja de adolescentes (él, abogado y ella, finalizando su carrera de Ingeniería), el rondero que llegó en moto, y yo. La novia, Valeria, y yo nos turnábamos la cargada de Matías y la empujada del carro mientras que Jorge, el Dr. Jaime y Pinzón empujaban y buscaban qué meterle a las llantas para usar como tracción.

No les miento, hubo un momento, mientras oía cómo las llantas del carro chillaban inútilmente y todos sudaban y gemían y se llenaban de lodo maloliente en el que me pregunté a mí misma cómo había soportado cuatro años de semejante terquedad. Cuatro años de terquedad y fútbol y dejar la toalla mojada encima de la cama y no atinarle a la canasta de la ropa sucia cuando lanza los calzoncillos; de tratar de hacer el arroz “como lo hace la mamá” y aguar mi café porque a él le gusta oscuro, como para rellenar estilógrafos; de los ronquidos más ruidosos del mundo y levantadas a medianoche porque habla dormido y me da codazos y patadas. Cuatro años en los que NUNCA ha seguido las instrucciones ni puesto el rollo del papel higiénico ni vuelto a poner la toalla de manos en su lugar.

Pero entonces, 45 minutos después de mucho (MUCHO) jonjoleo, finalmente liberamos el carro. Matías, que había estado feliz con Valeria porque tiene cara de ángel, gritó de felicidad y nos subimos al carro de nuevo, no sin antes prometerles nuestros riñones a la pareja junto con sánduches que rechazaron porque tenían suficiente comida (después supe que lo lamentaron mucho porque un perro chandoso les robó toda la comida). Y ya cuando encontramos un sitio seco y armé la carpa (porque yo SÍ leo las instrucciones) y nos sentamos a disfrutar del picnic que Jorge había armado con tanto amor, ví que estos cuatro años también han sido llenos de felicidad y de sorpresas y de momentos mágicos.

Y eso es lo que realmente importa.

Claro que me gustaría que de vez en cuando cambiara el rollo del papel higiénico…

Jorge y Matías en la carpa que yo armé

2 comentarios en “Aniversario 4×4 (x4)

  1. Lucero dijo:

    JAJAJAJAJAJA!!! Dimelo a mi que cumpli 10 en septiembre!!! 😀
    Oye… Feliz Aniversario y Feliz Cumpleagnos por ahi derecho amiga!!
    Besitos

  2. deepfield dijo:

    Una definición triste, pero creo que acertada, del matrimonio: “una institución en la que él nunca espera lo que recibe, y ella nunca recibe lo que espera”.

    (y yo llevo 23 años recibiendo todos los días lo mejor de ella, y medio mereciéndolo)

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s