GQ y yo (o por qué hay una revista con mujeres semidesnudas en mi casa)


playboy
Odio ir a que me saquen sangre. Tengo venas sumamente tímidas y se enroscan en mi codo cuando sienten que alguien intenta penetrarlas con un pedazo de metal hueco para extraer de ellas el líquido que guardan tan celosamente. Pero cuando toca, toca y el sábado tocó. Pero como ya me ha pasado tantas veces soy precavida y llevo musiquita, revistica y celular con pila para poder jugar póquer (soy un as) mientras me encuentran la vena. Todo lo anterior es para explicarles por qué estaba yo parada frente a la exhibición de revistas del supermercado 24 horas que hay cerca de mi casa MUY temprano el sábado. Llevaba bastante tiempo mirando los titulares de las revistas “femeninas” y no sabía si decidirme por la que prometía enseñarme cómo conquistar a mi jefe; la que ofrecía mil y una maneras de mejorar mi estado físico mientras hacía oficios domésticos; o la que contenía la última dieta rápida súper efectiva. Ya iba a resignarme cuando de reojo ví la palabra humor. Allí, diagonal a las piernas de Penélope Cruz, estaba anunciada la edición de humor de la revista para caballeros GQ. Miré de cerca y resultó que tenía un artículo de Woody Allen (digan lo que quieran de sus habilidades como niñero pero es un genio de la comedia), una entrevista con Jim Carey y otro barbado simpático que aparecía con unos patos en la tina (no es un eufemismo). Sin pensarlo mucho, tomé la GQ e inmediatamente hice tres descubrimientos importantes:
1)   Hay algo inherentemente sexy en que una mujer lea una revista para hombres. No lo sabía cuando elegí la GQ pero fue evidente en cuanto fui a pagar pues el de la caja, que me había visto una docena de veces antes, de repente se puso de simpático y me preguntó qué hacía y si leía GQ con frecuencia y si quería que me guardara la próxima Playboy. Aún después de usar las palabras esposo, hijo y diabetes gestacional (¿habrá palabras menos sensuales?) el tipo seguía con su tono aterciopelado y sus ojos de alcoba.
2)   Los artículos que salen son bastante interesantes y la desnudez femenina es menor de lo que pensaba –es más, en esta edición muestran mucho más piel de un modelo masculino que de Penélope. Ustedes son libres de sacar sus propias conclusiones al respecto. Tienen reseñas de dispositivos tecnológicos y libros, entrevistas, perfiles de artistas, en fin, mucho más que cómo conquistar a tu jefe. O secretaria. O lo que sea.
3)   Las viejitas se espantan con la GQ. Esto podrá no ser atractivo para mucha gente, pero yo soy un imán para las viejitas con traumas severos y me ven como una cara amigable sedienta de detalles sobre sus enfermedades y penas. Usualmente finjo sordera o extranjería para quitármelas de encima, pero tener la GQ me libró de ello. Ni una sola de las 5 viejitas que estaban parqueadas en la sala de espera se atrevió a sentarse al lado mío y los viejitos que estaban se limitaron a mirarme y sonreír.
La verdad es que con tantas bondades, creo que no me queda más remedio que suscribirme a GQ…y  a Don Juan y a Playboy y a Soho…

Un comentario en “GQ y yo (o por qué hay una revista con mujeres semidesnudas en mi casa)

  1. deepfield dijo:

    Hola, Ángela.

    Cuando yo estaba chiquito, hace bastantes lustros, oía de cuando en cuando que algún “viejo verde” decía que lo mejor de Playboy eran los artículos y las entrevistas. Yo nunca les creí, y consideraba eso una patética excusa para ver porno. Por supuesto, en esa época conseguí la revista dos o tres veces, y nunca leí, ni por curiosidad, más que los pies de fotos…

    Ahora, casado y con dos hijas adolescentes, de cuando en cuando encuentro ejemplares de Soho (a Playboy no la volví a ver) en peluquerías o servitecas, y de verdad me da tristeza que salgan mujeres empelota: los artículos son en realidad muy interesantes, pero las fotos de muchachas que aparentemente todo el mundo conoce y de las que yo no tengo la menor idea de quiénes son, hacen que esa revista esté completamente fuera de posibilidades de entrar a mi casa.

    Saludos,

    DeepField

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s