Einstein y los trasteos


Albert Einstein

Image via Wikipedia

Hace más de medio siglo que Albert Einstein, el físico tan famoso por sus teorías como por su melena, planteó la noción de que los agujeros negros son en realidad portales que pueden conducir a otros planos, otras dimensiones e incluso, otros tiempos. Estos “gusanos”, como él los llamó, nunca se han podido filmar ni fotografiar, y Einstein nuca pudo comprobar científicamente su existencia, por lo que la teoría causó gran revuelo en su momento. Desde entonces, la existencia de los gusanos ha puesto en duda y hasta ha sido ridiculizada por algunos miembros de la comunidad científica. Hoy quiero decirles que Einstein estaba en lo cierto y, es más, que yo he encontrado varios portales a otras dimensiones.

El más reciente lo descubrí este fin de sema y está localizado en el camión que me hizo el trasteo de mi antiguo apartamento al nuevo. No sé cómo funciona este portal móvil. Lo único que sé es que yo empaqué mi desodorante y ahora, no aparece. Si fueran las joyas, un cuadro valioso o hasta los cubiertos de plata de mi abuelita Pepita, yo pensaría que alguien se los había robado. Ya tendría secos a los del trasteo para que me los regresaran, pero ¿un Lady Speed Stick usado? ¿Quién se robaría algo semejante? Yo lo empaqué, sé que lo empaqué. Recuerdo perfectamente el momento. Además, las otras cosas que empaqué junto con él aparecieron: el tubo a medio usar de Colgate, la barra de jabón –húmeda aún- de Rexona y la seda dental, todas están. Pero el desodorante, nada. La única explicación es que se la haya tragado un gusano y la haya arrojado en otro momento y hay alguien por allá en 1510 o en el 2387 que no entienda por qué le apareció un Lady Speed Stick en un cajón del nochero.

Entre más lo pienso, más lógico me parece que haya otra dimensión: la del desorden. De niñas, mi mamá nos amenazaba a mis hermanas y a mí con la “Temible Bolsa Negra” que se tragaba el desorden, pero creo que mi mamá sólo descubrió la punta del ‘iceberg’ y lo que hay es una Temible Dimensión Negra que se traga de todo. Ríanse si quieren, pero respóndanme esto: ¿dónde están los lapiceros? Allegro y Kilométrico y Parker fabrican miles de millones de lapiceros al año y nosotros los compramos porque UNO NUNCA TIENE UN LAPICERO A LA MANO. Eso debe ser que hay otro gusano dentro de las carteras o cartucheras o bolsillos, porque jamás he conocido a alguien que afirme nunca haber perdido un bolígrafo.

Otro elemento que creo que se escapa fácilmente a la Dimensión Negra son las medias. Debe haber un gusano del tamaño de una anaconda dentro de mi lavadora, porque ya van como tres medias que desaparecen. Ojo, no son los pares de medias completos los que se desvanecen, sino medias individuales. Mi cajón de las medias está lleno de solteronas que deambulan por la madera en una triste y flácida tirita de algodón licrado. No he podido deshacerme de ellas porque me da pesar botar una prenda en perfecto estado, pero salvo que decida abandonar el periodismo y dedicarme a la no-tan-lucrativa vocación de las marionetas con calcetines, no veo qué podré hacer con ellas.

El caso es que creo que mis medias están en algún lugar del universo junto con mis lapiceros y mi desodorante. Le deben estar haciendo visita a las gafas de mi papá y las llaves y los botones de millones de humanos que, sin saberlo, somos la prueba que Einstein estaba necesitando.

 

*PUBLICADA EL 13 DE JULIO DE 2008

 

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s