Mi aporte a la filosofía


Index of philosophy articles (R–Z)

Image via Wikipedia

Mi mamá estuvo de cumpleaños esta semana y estuvo muy regalada. Recibió joyas, pieles, carros, masajes, libros, viajes al exterior, euros y acciones en Intel como todos los años, pero este año además recibió el incomparable regalo de la sabiduría. En un momento particularmente genial me dijo “he concluido que me gustan más los días en los que me dan regalos que los días en que no”. Frase profunda y rotunda, ¿no les parece? Le seguí la corriente con una de mi propia autoría, acuñada recientemente cuando – gracias a la increíble generosidad de mi abuelo Óscar- mi esposo y yo estrenamos nevera. Le dije a mi mamá que gracias a Frosty (así se llama la nevera, que es color blanco polar y ronronea suavemente por las noches) había llegado a una conclusión muy importante: es mejor estrenar que repetir. Este destello brillante de pensamiento tipo pambeliano (no creo que tenga muchos lectores nacidos después del ’80, pero en caso tal explicaré que el gran boxeador-filósofo costeño Antonio Cervantes “Kid Pambelé” es el autor de la archifamosa frase ‘es mejor ser rico y aliviado que pobre y enfermo’, dando origen a la conocida corriente filosófica pambeliana) me dio pie para tratar de concretar en otros aforismos simpáticos las perlas de sabiduría que mi familia (Álvarez, Vélez y demás) ha producido con los años, y así tratar de crear una nueva corriente filosófica: el pensamiento alvareziano. Aquí va:

Nada es a prueba de bobos. Corolario: nada más peligroso que un bobo con iniciativa.

No le haga mala cara a la crítica: No se puede pulir un diamante con un copito Johnsons.

El nivel de pique en una salsa es inversamente proporcional a la cantidad de líquido que queda en la mesa.

El secreto del éxito es el colchón: hay que tener buena cuna o ser buen catre.

El que ríe de último… piensa más despacio

Quien decide la entrada al Cielo no es San Pedro sino la secretaria.

La depresión no es más que ira sin entusiasmo

El cementerio está lleno de gente que llevaba la vía.

Sólo los que manejan despacio se preocupan por el colesterol.

Uno sólo debería pedirles plata a los pesimistas. Ellos esperan que no se les pague.

Es mejor tener buenos reflejos que buenos modales.

El que duerme tranquilo es porque no tiene toda la información.

Uno sólo llega a una conclusión cuando el cerebro se cansa de dar vueltas. Corolario: las conclusiones son los parqueaderos del pensamiento.

Remedio que sepa bueno no alivia o no es remedio. Corolario: remedio barato alivia despacio.

La única dieta que sirve es la del cardiólogo: si sabe bueno, escúpalo.

Para cada acción hay una crítica igual y opuesta.

Nunca juegue ‘tute’ ni póquer con alguien que sabe hacer trucos de cartas

Nadie está poniendo cuidado hasta que uno la embarra

No iba a llover hasta que uno dejó el paraguas.

El que mucho sonríe es que está mostrando los colmillos

La dureza del pan es inversamente proporcional a la de la mantequilla.

Entre más le pique algo a uno, más difícil será rascárselo

Sólo se aprende a ser realmente grosero cuando se maneja.

Lo que no se resuelve, se disuelve

Estar en la cima también es estar al borde del abismo

A la gente fea se le debería poder multar por contaminación visual.

Y…se me acabó el espacio. ¡Más sabiduría alvareziana en otra edición!

*PUBLICADA EL 25 DE NOVIEMBRE DE 2007

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s