Reunión en la U: nada qué ponerme


closet reorganization

Image by Liz (perspicacious.org) via Flickr

La siguiente es una dramatización hipotética y que no tiene nada que ver con que esta noche haya una reunión de ex alumnos en la universidad de la que soy egresada. Se trata de un suceso conocido en el mundo femenino como ‘Nada qué hacer’. Generalmente, aunque hay excepciones, arranca con la mujer desnuda frente al clóset abierto, manos en la cintura, gritando (al marido, a la mamá o al espacio) “No tengo ropa”. Lo que sigue puede ser un diálogo o un monólogo –da igual- e incluye pero no necesariamente se limita a lo siguiente:

–       ¿Estás lista? Ya casi es hora

–       No. No estoy lista. No tengo qué ponerme.

–       ¿Y ese vestido negro?

–       Cómo se te ocurre, con ese se me ven los brazos y los tengo llenos de pecas inmundas.

–       ¿Y los pantalones?

–       No me puedo ir de pantalones porque todo el mundo va a creer que no fui de falda porque tengo celulitis.

–       Pues, vete de falda.

–       ¡NO PUEDO PORQUE TENGO CELULITIS!

–      ¿Y de falda-pantalón?

–       ¡Qué  buena idea! Ahora, si me pudieras conseguir una máquina del tiempo para regresar a enero 12 de 1988 que fue la última vez que la falda-pantalón estuvo de moda…

–       Bueno, no hay que ser sarcásticos. Sólo quería ayudar.

–       Pues entonces, ayuda. ¿Qué tal esta chaqueta?

–       Se te ve muy bien. El color te resalta los ojos.

–       ¿Qué importan mis ojos? Lo que quiero es verme flaca.

–       Sí, te ves flaca.

–       Mientes. ¿Y este otro conjunto?

–       Sí, con ese te ves súper flaca. Pónte ese.

–       No, este no me lo puedo poner porque no tengo zapatos que me salgan.

–       Y esos…

–       Esos son para llevar una cartera chiquita y no tengo cartera chiquita.

–       Pero esa cartera es chiquita

–       Esa cartera es tipo clutch. ¡Esto no es un cóctel! Tiene que ser de cargadera.

–       ¿Por qué no te pones este? Te veías tan flaca que la gente pensó que estabas enferma.

–       Puede ser… pero entonces me tendría que lavar el pelo porque con ese escote tengo que estar de pelo suelto y ya me peiné y además tengo raíces y se me ven las canas y cogerme el pelo es la mejor estrategia porque si me hago una moña apretada se me disimulan las patas de gallina. No. Definitivamente ese no.

–       Pero ven, estas son tus amigas, se van a alegrar tanto de verte que no se van a fijar en eso.

–       No sabes nada. Son arpías inmisericordes. Lo sé porque yo también lo soy. Y si yo me fijo, ellas se fijan.

–       Empecemos por algo. Al menos ponte ropa interior.

–       No puedo ponerme ropa interior hasta no decidir la ropa exterior porque si me pongo este brasier no me puedo poner cuello bandeja y si me pongo este no me puedo poner blusa blanca y con este no me salen las blusas de tiritas. Y los cucos dependen del pantalón porque estos tiene reductor de barriga pero entonces el banano se desplaza hacia arriba y no me puedo poner nada que estire. Nada qué hacer ¡no puedo ir!

–       Pero tal vez te encuentres con alguien que esté más gorda que tu…

–       ¡Pásame los pantalones que tenemos que salir ya para no llegar tarde a la reunión!

* PUBLICADA EL 9 DE NOVIEMBRE DE 2008

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s