Yo, fashionista


Lady Underwear

Image via Wikipedia

Recientemente vi en una revista que los calzones tipo abuelita están de moda otra vez. Bueno, no sé si alguna vez estuvieron de moda porque creo que la última vez fueron populares porque no había más. O sea, era eso o la hoja de parra. Pero ahora sí, habiendo otras opciones, las mujeres eligen los cucos clásicos.

Quiero decirles que este es un momento trascendental en mi vida porque por primera vez desde que me visto sola estoy a la vanguardia de la moda. Es más, le llevo AÑOS de ventaja y la moda apenas me está alcanzando a mí. Y ahora puedo decirlo sin vergüenza, sin temor a la burla y al rechazo social (o bueno, no más de los que normalmente debo soportar): si por mi fuera usaría calzones con rodilleras y  brasieres con mangas.

Me parece fabuloso que al fin la moda esté poniéndose a la par conmigo, es decir, con la sensatez y la comodidad. Porque no nos digamos mentiras, la tanga brasilera será sexy pero poco hay más incómodo en la vida. Si quisiera estar todo el día con un pedazo de cabuya nalga arriba, me sentaría en un costal. A mí me gustan los cucos como me gustan los seguros de vida: con cubrimiento total y póliza contra accidentes.

Por eso creo que a medida que esta moda coja fuerza vamos a ver un cambio importante en el comportamiento femenino. Las mujeres se sentirán más seguras con el respaldo de los centímetros extra de apoyo elástico y esto las hará menos propensas a dudar de sí mismas, y como se sentirán más cómodas con los calzones puestos, tendrán menos afán de quitárselos.

Tal vez estos cucos puedan tener repercusiones aún más drásticas puesto que si sube el borde del calzón, debe subir el borde del pantalón y tal vez de esta manera erradiquemos la moda antiestética y poco sanitaria de los blue jeans descarados, perdón, descaderados tipo alcantarilla (porque muestran toda la cañería) y podamos imponer el estilo banco (porque tapa la alcancía).

Y qué tal si esto expande y logramos un brasier que sea repisa en lugar de vitrina y camisas de tela y no de malla.

A lo mejor esto tiene un efecto bola de nieve y pasamos del seno a la tangente y llegamos al tema de los zapatos. Creo que si las mujeres usaran zapatos de tacones razonables y puntas normales serían mucho menos vengativas, y si pudiéramos eliminar el estrés del dolor y la angustia de que en cualquier estornudo quedamos como los agáchese del centro -con la mercancía por fuera- tendríamos más paciencia para nuestros novios, hijos y maridos; más poder de concentración para parquear el carro y ponerle aceite al motor (o lo que sea que necesita aceite). ¡Imagínense si no tuviéramos que invertirle tiempo a encresparnos las pestañas todas las mañanas! Habría paz en las casas, las oficinas, las calles…el mundo, todo gracias al cuco tipo fondant (que cubre todo el bizcocho).

Por el bien de la humanidad, aprehendamos esta moda. Yo ya puse mi parte, y mis partes, hace rato.

* PUBLICADA EL 15 DE MAYO DE DE 2011 EN MUNDO MODERNO

 

5 comentarios en “Yo, fashionista

  1. Luz Helena dijo:

    De nuevo estoy de acuerdo contigo.. arriba los calzones!!! mucho mas cómodos… y seguros!!!!

    Éxito y prosperidad…

    Luna

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s