Síndrome Misterioso Agudo


Medicine

Image via Wikipedia

A veces me da pesar de los médicos. Sí, claro, tienen el prestigio social, la solvencia económica y la membrecía a los clubes que muchos desean, aparte de que se dan la satisfacción de salvar vidas y todo, pero eso de que la gente sólo vaya a hacerle visita a uno cuando está enfermo me parece francamente descortés. Por eso es que en parte entiendo que los médicos estén de mal genio cuando uno va y estoy dispuesta a hacer algunas excepciones, pero hay momentos en los que se les va  la mano.

Tomemos como ejemplo el caso de mi amiga María, quien lleva varias semanas sintiéndose mal, hospitalización tras hospitalización, sin un diagnóstico acertado aún. Ella dice que quiere saber qué tiene para ponerle nombre a su mal, familiarizarse con él, tutearlo si se quiere. La idea es que cuando algo tiene nombre es más manejable. Uno puede meterse a Google e investigar, uno puede adueñarse de la enfermedad y hablar como las viejitas diciendo “es que es mi reumatismo” u “otra vez mi artritis”, cuando no “tengo el dolor” y todos saben cuán es. La enfermedad no pierde impulso cuando lleva rótulo, pero se convierte en un enemigo tangible contra el que se puede luchar.

Lamentablemente, los males que nos afligen son tantos que muchos son aún N.N. y por eso los médicos tienen que decir cosas como “el paciente está estable”. Aquellos que no son viajeros frecuentes a la UCI creen que “estable” es un buen diagnóstico, pero aquellos de nosotros que dominamos las salas de desespera sabemos que esa palabra contiene un rango de posibilidades más grande que la connotada por el término ‘espacio’. Cuando alguien está ‘estable’ significa que en los próximos cinco minutos puede morir o salir brincando de la cama y ninguna de las dos cosas sorprendería a los médicos. Estable es como decir ‘ahí’. El paciente está ‘ahí’ pero podría irse (para la casa o el más allá) en cualquier momento.

Creo que el problema de la medicina es semántico. Bueno, es científico, pero como no puedo aportar nada a la investigación de nuevos males, hago lo que puedo por el lado del idioma. Me parece que en vez de decir que no saben, deberían inventarse nombres comodín como SPIS (Síndrome de Pérdida Inexplicable de Salud) o PSRA (Palidez Sin Razón Aparente) y hasta UMLM (Una Maluquera La Macha). Si a María le hubieran dicho hace rato que tenía CSSE (Conjunto de Síntomas Sin Explicación) y ella quedaría contenta, pero en vez le dijeron que tenía un desorden neurológico, que luego fue digestivo, que más tarde fue nervioso, y después respiratorio. Finalmente le dijeron que era psicológico, una combinación de estrés y pesimismo. Así que ella le dijo al médico “Doctor, si todo está en mi forma de ver las cosas, hágame una Optirectomía (se corta el nervio óptico cuando éste está pegado del recto) para que deje de tener una visión tan cagada de la vida”.

*PUBLICADA EL DOMINGO 14 DE JUNIO DE 2009 EN MUNDO MODERNO

Un comentario en “Síndrome Misterioso Agudo

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s