Una fábula colombiana (basada en la vida real)


Esta es la historia de Caperucita Contribuyente y su amargo encuentro con la loba DIANa.

Caperucita Contribuyente tenía dos maneras de superar la Prueba Predial que se les exigía a todos los del reino: podía tomar el camino largo en Vía Formato, subir por Monte Radicación, pasar por Puente Filalarga hasta el pantano Funcionario en Bosque Burocracia y arriesgarse a que la atacara una de las temibles lobas feroces; o un atajo que venía con un guía que realiza cruces de información con el fin de mejorar el recaudo y control de todos los Contribuyentes y pagar un pequeño peaje para evitar encontrarse con las caninas ya mencionadas. Caperucita no dudó y arrancó por el atajo pero de repente apareció la loba DIANa, quien de manera sigilosa le dijo a la niña “Si no tienes todas las declaraciones en orden te van a multar. Mejor dame todos tus papeles y yo te los ayudo a sortear”. Pobre Caperucita ingenua le pasó el legajador y DIANa empezó a revisar. De repente soltó un triunfante “¡Ajá!” y le señaló un papelito diciendo “ves, aquí tienes un error de mil pesos”. “¿Mil pesos?” preguntó Caperucita. Era evidente que no le parecía una suma demasiado alta, por lo que DIANa insistió “mira, para Don Fisco, el patrón de estas tierras, no hay errores pequeños. Yo te diré qué hacer”

La Loba Feroz le dio instrucciones para ir al castillo de Don Fisco. Cuando Caperucita llegó,  DIANa la atendió vestida de funcionaria. “¡Qué sellos tan grandes tienes, funcionaria!” le dijo Caperucita a la loba, quien contestó “Son para diligenciarte mejor”.  “Y qué calculadora tan grande tienes” exclamó la pequeña, a lo que dijo la loba “Es para sumarte mejor”. Entonces la niña, que conocía la experiencia de su prima Caperucita Roja, dijo indignada “Ya sé. Esta es la parte en donde me dices que me vas a comer”, a lo que DIANa contestó “No te voy a comer. Te voy a burocratizar. Debes pagar 1.400 pesos por el formulario para corregir el error; imprimir por triplicado por 600 pesos y elaborar un recibo de pago por otros 600 pesos. Después debe ir al banco y pagar los 1000 pesos del error más 500 de intereses de mora y que le pongan un sello que vale 500 pesos adicionales. Una vez presentada en el banco debes elaborar una carta remisoria y sacarles fotocopia a la carta y al recibo oficial de pago, que vale 200 pesos, y traer todo de nuevo a este castillo”. “Eso no tiene sentido y cuesta mucho más que lo del error” protestó Caperucita, y remató diciendo “Estoy segura de que a Don Fisco no le gustaría para nada saber lo que está pasando en su castillo”, y la loba le dijo “Don Fisco hace rato que no viene por acá. Desde hace años que mandamos las lobas” y se fue al bosque en busca de otro Contribuyente a quien enredar.

MORALEJA: no importa qué camino escojas para atravesar el Fisco, tarde o temprano te toparás con una loba feroz que hará lo posible para te salga caro y largo.

 

* PUBLICADA EL 18 DE OCTUBRE DE 2009 EN MUNDO MODERNO

Un comentario en “Una fábula colombiana (basada en la vida real)

  1. catering in San Clemente dijo:

    Its like you read my thoughts! You seem to know so much approximately this,
    like you wrote the ebook in it or something.
    I believe that you could do with a few p.c. to pressure the message house a bit,
    but instead of that, that is excellent blog.
    A great read. I will certainly be back.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s