Pan-expertos


PUBLICADA EL 20 DE MARZO DE 2011

Todos tenemos un amigo, un tío, una compañera de trabajo, jefe o cliente que cree que se las sabe todas, que les dan clases magistrales a todos sobre cómo hacer su trabajo y quienes constantemente emiten juicios sin base alguna, llegan a conclusiones desmesuradas y apresuradas y rematan sus intervenciones con eso de –Si YO fuera el presidente (gobernador, alcalde, gerente, dueño…) esto no sucedería.

Siempre he pensado que esta actitud se debe a un ego inflado o a una falta elemental de cortesía, pero encontré un artículo de Nate Kornell que afirma que es mucho más que eso. Es un problema metacognitivo; es decir, tienen un problema de conocimiento sobre el conocimiento.

Kornell habla de la superioridad ilusoria, también llamado el efecto primus inter pares, y cita a Justin Kruger y David Cunning. Estos investigadores  escribieron un artículo al respecto y relatan en él la increíble historia del ladrón de bancos McArtjur Wheeler, quien en 1995 entró a dos bancos de la ciudad de Pittsburg y los robó en plena luz del día sin disfraz alguno. Lo arrestaron esa misma noche y cuando la policía le mostró los videos tomados de los bancos, el hombre miró la evidencia en su contra con incredulidad y exclamó -¡Pero cómo, si usé el jugo!

Resulta que pensaba que untarse la cara con jugo de limón lo haría invisible frente a las cámaras. Esta no me la sabía cuando hice la columna de las teorías palurdas, pero se merece una mención de honor. El caso es que Wheeler es la típica persona que sabe tan poco de algo que es fácil juzgar mal su nivel de conocimiento como superior, algo que sucede también con la gente que uno ve en los concursos tipo American Idol en donde los peores cantantes se creen iguales a los mejores.

De allí que las personas que creen que Word se equivoca cuando les corrige la palabra accequible y la usan de manera testarudamente frecuente no sólo son ignorantes; son tan ignorantes que no saben que son ignorantes. Son meta-ignorantes, como la Señorita Guainía de 1999 con su inglés o  cuanto idiota ve uno en Youtube tratando de partir una tabla con la cabeza sin saber karate o creyendo que es muy fácil hacer piruetas en una bicicleta o la niña que se montó al teleférico para subir a la montaña más alta de la estación de ski después de sólo una mañana de estar en clases (en serio Papi, lo lamento mucho).

Empecé esta columna diciendo que todos conocemos un pan-experto, pero creo que me equivoqué. Creo que la realidad es que todos hemos sido un pan-experto en algún momento. Es posible que esta sea parte de la condición humana, algo que debemos tener presente y tratar de evitar en nosotros mismos al tiempo que somos relativamente tolerantes cuando sucede con los demás. Al fin y al cabo, como dijo Einstein “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s