Tijera afilada, lengua mordaz


PUBLICADA EL 3 DE JULIO DE 2010

Por si no habían notado, la mayoría de las mujeres peregrinamos a la peluquería, o lugar sacrosanto en donde obtenemos consejos de belleza, perspectivas sobre nuestras relaciones, adelantos sobre las relaciones ajenas y, por ahí derecho, nos cortan, peinan, manicurean (nuevo verbo, tomen atenta nota) y dejan listas para enfrentar el mundo.

Muchas mujeres son más fieles a su estilista que a su marido. Una amiga, por ejemplo, afirma que el peluquero, el contador y el ginecólogo son las relaciones más íntimas que sostiene. “Ellos me conocen como nadie, saben mis más oscuros secretos…”. Cuando le oí esa comparación, me burlé un poco pero ahora veo que hay muchas similitudes; uno conoce tus raíces; el otro, tus entradas; y el otro, tus recovecos. La verdad es que la comparación aguanta. Más aún si se tiene en cuenta que ir a la peluquería (al igual que ir donde el ginecólogo o el contador) puede ser una experiencia gratificante, pero también tiene el potencial de ser desconsoladora.

Si no me creen, lean (ojo, todas son historias de la vida real sin nombres porque si no me trasquilan)

 

Señora: – Necesito quedar bien linda hoy

Peluquera:- Yo sólo soy peluquera, no soy cirujana.

 

Jovencita: -Hace rato no venía, tengo el pelo como largo

Peluquero: -¿Largo? Tiene puro ‘look’ de secuestrada

 

Mujer: – Estoy aburrida de estar mona. ¿Qué dices si me tiño de café?

Peluquero: – Eso sería como darte inteligencia artificial

 

Mujer: -¿Qué tanto me puede cortar para que me vea bien para mi boda?

Peluquero: -Pues le puedo cortar la nariz…

 

Mujer: – ¡Oiga! Cuidado me corta las orejas…

Peluquero: -Favor que le haría…

 

Mujer: -¿No será que se me ven muy artificiales las extensiones?

Peluquero: -No más artificiales que las tetas…

 

Mujer: -¿Con qué me puedo tapar este barrito?

Estilista: – Con estuco

 

Mujer: -¿Uno puede tapar ojeras con maquillaje?

Peluquero: – Depende ¿ojeras normales, o las suyas?

 

Mujer: -Mi esposo dice que le gustaría verme como parecida a Jennifer López

Peluquero: -Pues en la nalga va bien.

 

Mujer: – Traje una foto de una revista para que vea cómo quiero quedar

Peluquero: -¿Sólo trajo la foto? ¿No trajo la botella con el genio?

 

Estas son sólo algunas de las penosas anécdotas que mis amigas han compartido conmigo. Si no les parecen lo suficientemente crueles, hagan una encuesta a ver si sus amigas prefieren un mal diagnóstico, un impuesto mal calculado o una mala permanente. Le aseguro que más de una dudaría.

 

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s