Universitas ex machina


Publicada el 12 de septiembre de 2010

Amo los aparatos, pero una cosa es que me babee viendo un iPod (un i lo que sea, en realidad) y otra muy diferente es que crea que uno de esos aparatos creó el mundo.

No lo digo de pura ocurrente. Lo digo porque hay un grupo de gente, mucho más poblado de lo que me parece aceptable, que cree que el mundo salió de una máquina. Es decir, que fue diseñado. Que el universo es el resultado de una orden dada a un aparato. No sé si fue ‘copy-paste’ o ‘cont-alt-del’ o uno de los “F” que están en la fila de arriba del teclado que no sé para qué sirven, pero gente como el Dr. John Gribbin, profesor invitado de Astronomía en la Universidad de Sussex, creen que nuestro universo fue creado por personas muy parecidas a nosotros usando aparatos no muy diferentes a los que tenemos hoy en día.

Según la teoría(involucra aceleración de partículas), dado que la gravedad tiene energía negativa no se necesita energía para crear un universo, por lo que es enteramente plausible crear uno en un laboratorio y mandarlo por un hoyo negro para que haya un Big Bang en algún lugar. Así de fácil. ¿Así de fácil? Pues sí, esta gente cree que el nuestro es un universo de diseñador, es decir, que hay gente dedicada a eso, como diseñar bikinis o gafas de sol. Ya me imagino esa conversación “¿Qué hace tu papá?” “Es diseñador de Universos. ¿Conoces la Vía Láctea? Esa fue su tesis.”

Esto ya es demasiado para mí.

En la fantástica trilogía de cuatro libros (leyeron bien) del británico Douglas Adams sobre el Viajero Intergaláctico hay unos personajes que diseñan planetas a la medida, y según la trama, la Tierra fue diseñada por unos ratones superinteligentes que quería experimentar con humanos. Pero esto es parte de un libro que incluye un personaje que es un robot depresivo y plantea que una toalla playera es la herramienta más útil en todo el cosmos. Me reí hasta el llanto leyendo a Adams, pero el cuento de Gribbin me tiene de ojo lloroso por otras razones. Tal vez sea porque tengo el ego de humana muy grande o porque me creo muy importante o porque tengo delirios de grandeza que me niego a creer. O tal vez sea porque Jorge y yo estamos a dieta y necesito pensar que hay algo más allá que hace que valga la pena todo esto del más acá, pero pensar que hay gente que cree en serio que somos el resultado de un experimento, casi tarea de Física en décimo, por nada proyecto de Feria de la Ciencia me parece triste.

Esto me suena a las teorías que uno se inventa de chiquito para explicar el universo. Mi mamá, por ejemplo, creía que éramos el juego de Barbies de un gigante y que cuando nos acostábamos a dormir era porque el gigante estaba cansado. Mi papá alguna vez se imaginó que éramos bacterias dentro de un cuerpo normal y el fin del mundo sería un ‘achú’.  Cada quien es libre de elegir pero entre que Dios sea un niño con un kit de física y un hoyo negro a la mano o un ratón, me quedo con el de las Barbies.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s