Mutación rubia


Columna Mundo Moderno del 20 de Febero

Yo no crecí en el mundo de ahora en el que cada programa infantil tiene una rubia, una morena y una asiática. A mí no me tocó la colección Barbies del Mundo ni la versión Fisher Price de las Naciones Unidas. Los demás miembros de mi generación y yo crecimos con las muñecas, las actrices y las modelos rubias y perfectas como único canon de belleza.

Me avergüenza admitir, por ejemplo, que cuando jugábamos con las Barbies, las rubias eran las princesas y la de pelo negro era la Reina Mala. Ahora, no quiero explorar los recodos de mi psiquis para analizar el daño que esta imagen de perfección nórdica de la mujer alta y esbelta hizo a mi autoestima –y a la de muchas otras, supongo- pero me parece interesante compartir un par de daticos que me levanté esta semana.

Para empezar, aclaremos que estamos hablando de las rubias naturales, no las rubias de caja. Las rubias naturales, al parecer, son mutantes. No mutantes como los de X-men, pero mutantes al fin y al cabo. Todo parece indicar que hace 10 mil años hubo una escasez de hombres y la mutación rubia significó una ventaja comparativa para las pelidoradas, quienes de repente sobresalían de entre sus compañeras pelinegras.

Por lo visto, le evolución las malcrió y los medios masivos terminaron de endiosarlas. Entre Marilyn, Greta, Christie y Natalia tenemos suficientes ejemplos de que las rubias reinan. Además, todos tenemos una de esas fastidiosas amigas perfectas, con esos cuerpos en los que todo luce como en las revistas y caras que harían babear a los pintores del renacimiento, que por supuesto son rubias naturales. Yo lo fui alguna vez (rubia, no perfecta) pero la edad y el embarazo acabaron con cualquier rastro de ello.

Confieso que he sufrido de envidia rubia y que he pensado en acudir a la química para pelear contra la genética. Bueno, eso fue hasta que descubrí que las rubias no se divierten tanto como nos han hecho creer. Resulta que una investigación (hecho por parship.co.uk, un sitio de citas por Internet en donde entrevistaron a 1,300 personas) arrojó que es mucho más probable que una rubia termine con el corazón roto que las que lucen melenas de otros colores. De hecho, es mucho más probable que una rubia tome malas decisiones en una cita, se vaya a la cama con un hombre de manera intempestiva, beba demasiado alcohol y olvide todo el otro día. Claro que, pensándolo bien, estas tendencias podrían hacerlas más atractivas para cierto tipo de hombres… pero el caso es que las rubias se quejan con frecuencia y dicen que las tratan mal a causa de los estereotipos asociados con su color de pelo.

Pobres rubias…estigmatizadas por los medios, adoradas por los hombres, envidiadas por las mujeres y de malas como ellas solas. Creo que esta semana no voy a comprar nada de L’Oreal.

 

Un comentario en “Mutación rubia

  1. Natalia dijo:

    Creo que vivir con el estigma de ser Rubia puede semejarse a ser mujer y vivir en Salem para ser considerada como bruja. No podría con el hecho se ser considerada bruta al primer acercamiento, prefiero interesante ó curiosa.

    Cuando quiera poseer algo que mi color de pelo no me permita, caeré victima de un buen estilista.

Venga opine, deje la timidez...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s