@mi escritorio #escribiendolacolumna

17/03/2012 § 4 comentarios


Image representing Twitter as depicted in Crun...

Image via CrunchBase

Jorge llegó furioso en estos días, quejándose porque –según él- se le había “desconfigurado” el computador. Alegaba que le estaban llegando mensajes con signos ortográficos mal puestos y juraba que era un virus ortográfico. Me fijé en los mensajes y haciendo gala de toda mi prudencia le expliqué que no se trataba de ningún virus sino del uso de los signos ortográficos para ponerle humor a los menajes. Con paciencia, amor y una cantidad mínima de burla le incliné la cabeza y le mostré que el punto y coma más el paréntesis parecían un guiño; los dos puntos y el paréntesis parecían una sonrisa; los dos puntos y una “p” era sacar la lengua y así sucesivamente. Él dijo que era una bobada de la juventud y se fue a refunfuñar en el sofá mientras yo guardaba celosamente un secreto tecnológico: soy emoticondependiente.

Ya he confesado mi adicción a Twitter y al Blackberry y estas dos formas de comunicación conllevan el uso de los emoticones y la verdad es que ya me cuesta trabajo enviar un mensaje sin terminarlo con un ;) o un :(. Mi emoticondependencia a veces se filtra en mi escritura normal y ya me he pillado un par de veces terminando mis columnas con el irritante guiño. Porque, eso sí, admito que es irritante, reconozco que es una niñería pero aún así no puedo evitarlo. Admito con poca vergüenza que muchas veces es más fácil para mí enviar un mensaje que hablar por teléfono o personalmente con alguien. Si quieren que les sea sincera, hay personas con quienes tengo únicamente una relación digital y que probablemente si nos encontráramos cara a cara no nos reconoceríamos (o nos haríamos las bobas).

Y al parecer, no soy la única. Hace poco leí la noticia de una novia que no pudo abstenerse de twitear ni siquiera camino al altar (a propósito, me enteré de esta noticia por Facebook). Como si fuera poco, esta semana el Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, echó al Alcalde Menor de la localidad de Los Mártires, Luis Ernesto Rincón, por Twitter. Se rumora que Rincón apelará vía Google+. Por lo visto, Petro está a la vanguardia de las tácticas de despido pues hace poco, Chris Colfer, proganista de la serie Glee, también se enteró de que esta sería su última temporada en la serie vía Twitter. También vía Twitter echaron a Vanessa Hessler, Simon McMenemy, Nate Marquardt y John Cena (modelo alemana, director técnico de fútbol británico y luchadores estadounidenses, respectivamente).

Entre los despedidos por Twitter, los matrimonios por Facebook y el sinfín de  relaciones que nacen y mueren en las pantallas, es necesario aprender sobre las nuevas formas de contacto humano o quedar condenado al aislamiento socio-tecnológico. Así que aunque a Jorge le de :-Z va a tener que aprender qué significa    X-( porque si no, sus empleados va a pensar ;-, y él va a quedar :-C

 

*PUBLICADA EL 18 DE MARZO DE 2012

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Nate Marquardt en logosyfilias.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.088 seguidores

%d personas les gusta esto: